X
Uso de Cookies
SLG Digital utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegabilidad de nuestra página, su acceso y la personalización de nuestros contenidos. Si continúa accediendo a nuestra página, entendemos que nos otorga su consentimiento expreso para su uso. Puede obtener más información sobre las mismas y su configuración en nuestra Política de Cookies.

Cómo ganar el empleo a un robot

Fluidez de ideas, versatilidad, habilidades sociales y destreza manual serán capacidades muy valoradas en el futuro

REVISTA DE PRENSA • 20/11/2017

Las advertencias sobre el impacto de los robots en el empleo no dejan de sucederse. Según la consultora McKinsey, el 45% de los puestos de trabajo son susceptibles de ser automatizados, porcentaje que el Banco Mundial sitúa por encima del 60%. Y la experiencia (o mejor dicho la investigación realizada por dos economistas del MIT sobre lo ocurrido en Estados Unidos entre 1990 y el 2007) dice que por cada robot que se incorpora se destruyen unos seis empleos. De ahí que los economistas del Foro de Davos vaticinen la pérdida de unos cinco millones de trabajos antes del 2020.

Pero también hay quienes consideran que, en la pugna por el empleo, la moneda no tiene por qué caer siempre del lado de las máquinas. Peter Sondergaard, de la consultora Gartner, aseguraba hace unos días en un simposio celebrado en Barcelona, que la inteligencia artificial hará desaparecer 1,8 millones de empleos hasta el 2020 pero creará 2,3 millones de ocupaciones, así que el balance será 500.000 nuevas oportunidades de trabajo. Y la clave es prepararse para ellas, dotarse de las habilidades y capacidades que requerirán esos empleos en los que los humanos tienen ventaja frente a las máquinas.

Pero ¿cuáles son esas habilidades? “Ya hacen falta, y aún serán más necesarias en la próxima década, personas formadas en tecnologías de la información y las comunicaciones, con habilidades robóticas, capaces de diseñar máquinas, de construirlas, de mantenerlas y de arreglarlas cuando se estropeen. También está claro que se necesitará gente capaz de enfrentarse a problemas complejos y resolverlos, competentes para hacer análisis críticos de las situaciones, con curiosidad y creatividad”, opina el investigador del CSIC y director del Instituto de Investigación en Inteligencia Artificial (IIIA) Ramón López de Mántaras.

De todos modos, advierte que es “complejo” saber cómo formar ahora a las personas que trabajarán dentro de 15 o 20 años porque se desconoce qué necesitarán saber. “Hace diez años no se sabía qué era un community manager o un analista big data y ahora son perfiles muy buscados”, ejemplifica el experto en inteligencia artificial.

Aún así, educadores, empresas, padres, madres y muchos jóvenes anhelan saber qué competencias se necesitarán para trabajar en 2030. En busca de esa respuesta, investigadores de la fundación británica Nesta, de la empresa Pearson (especializada en educación) y de la Oxford Martin School han analizado cómo afectarán los cambios tecnológicos a los futuros requerimientos de las empresas en cuestión de competencias.

Por cada robot que se incorpora se destruyen unos seis empleos

Primero identificaron las ocupaciones que parecen más fáciles de ser automatizadas –como las relacionadas con la logística o el transporte, y aquellas que probablemente crecerán a pesar de la expansión tecnológica, incluidos investigadores en biotecnología, enfermeros, ingenieros, profesores...Después examinaron las habilidades que son más comunes en cada una de estas ocupaciones para determinar las competencias que pueden resultar más útiles tras la propagación de los robots. En sus conclusiones, recogidas en un artículo publicado en MIT Technology Review hace unas semanas, identifican cinco habilidades –capacidad de juicio y de toma de decisiones, fluidez de ideas, aprendizaje activo, estrategias de aprendizaje y de resolución de problemas, y originalidad– que consideran que serán más importantes que cualquier conocimiento específico porque están muy lejos de ser conquistadas por cualquier máquina al nivel de los humanos.

La investigación –titulada T he Future of skills: Employment in 2030 (El futuro de las habilidades: Empleo en el 2030)– también toma en consideración el impacto de otras tendencias como la globalización, la sostenibilidad ecológica, la creciente disparidad económica, la incertidumbre política o el cambio demográfico, y las interacciones que ocurren entre ellas y que conforman el horizonte laboral para el 2030. Y su propuesta es focalizar la educación en habilidades y competencias netamente humanas para las cuales los robots no ofrecen una alternativa viable, como la empatía, el trato personal, las relaciones de grupo y el trabajo en equipo..., al tiempo que capacita a las personas para el aprendizaje y el reentrenamiento constantes porque esa será la premisa imprescindible para mantener la empleabilidad en el futuro.

Sobre las capacidades y habilidades que los robots pueden desempeñar mejor o peor que los humanos también se han pronunciado los expertos en Educación de la OCDE. Stuart Elliot, analista de la Dirección de Educación y Habilidades de la organización, decidió evaluar las capacidades de resolución de problemas de las computadoras sometiéndolas a las preguntas de la Encuesta de Habilidades para Adultos que se usa para medir las competencias de las personas. Y sus hallazgos –según explica el director de Educación y Habilidades, Andreas Schleicher, en un artículo publicado en la revisa de tendencias en educación Wise ed.review–, son que la competencia de dos tercios de los trabajadores de la OCDE para leer y escribir, para manejarse con los números y para resolver problemas digitales es similar al de las computadoras, y sólo el 13% de los empleados humanos realizan a diario esas tareas con mayor competencia que las máquinas.

Capacidades y habilidades que los robots pueden desempeñar mejor, o peor, que los humanos


Schleicher matiza que el análisis sólo cubre un reducido número de habilidades de trabajo, demasiado limitado para valorar si las máquinas pueden desempeñar las tareas laborales mejor o peor que las personas, pero debe tenerse en cuenta porque da idea de las dificultades de empleabilidad para las personas menos competentes. Reconoce, no obstante, que para comparar realmente el nivel de desempeño de un puesto de trabajo por parte de una persona y de una máquina habrían de evaluarse otras habilidades como el sentido común, el razonamiento experto, la visión, el movimiento físico y la interacción social, entre otras.

López de Mántaras, conocedor de las capacidades reales de la inteligencia artificial, explica que los trabajos rutinarios, desde el punto de vista físico o intelectual son claramente sustituibles por máquinas, mientras que aquellos que requieren habilidades sociales, destreza para manipular objetos con finura, creatividad, capacidad de comprensión a partir de la observación o versatilidad no se verán amenazados durante bastantes años.

“Los trabajos administrativos, contables y con mucha burocracia sí pueden ser desempeñados por máquinas, pero veo difícil que el fontanero, el electricista o el albañil que te viene a hacer reparaciones en casa, o las personas que cuidan enfermos o ancianos, vayan a ser sustituidos por robots, porque necesitan relacionarse, proponer ideas y desarrollar soluciones creativas en función de lo que observan y del problema de cada casa”, reflexiona.



Autora: Mayte Rius en lavanguardia.com el 19/11/2017.



Búsqueda por fechas
hasta

NOTICIAS MÁS LEIDAS
Noticia
"Yo estudio una ingeniería": las españolas que derriban los estereotipos machistas
REVISTA DE PRENSA • 09/01/2018
Unas llegaron con la vocación heredada de sus familias y otras porque aprendieron a rebobinar VHS antes que a leer. Estudian grados, másteres o doctorados; algunas incluso han vuelto a las aulas después de pasar por el mercado laboral. Coinciden en que hacen falta políticas de igualdad más efectivas y han sufrido el 'mansplaining' o comentarios ofensivos. Organizan talleres, charlas y conferencias para animar a futuras ingenieras que ahora están en los institutos. Las chicas también estudian ingenierías. Y muchas, además. En la Universidad Pompeu Fabra (UPF) de Barcelona, ellas ya superan a los chicos en Ingeniería Biomédica. En el grado de Ingeniería Matemática en Ciencia de Datos están empatados, asegura la institución. Sin embargo, según explica el INE en su 'España en cifras 2017', en el curso 2015-2016 solo había un 25,5 % de estudiantes mujeres en ingeniería y arquitectura, de un total de 254.244 personas matriculadas.
Noticia
Se buscan perfiles futuristas. ¡Contratado!
REVISTA DE PRENSA • 18/12/2017
“Hijo, ¿qué vas a ser de mayor?”. Hace poco era sencillo responder. Profesora, médica, actor, futbolista…. Hoy, si el chico está bien informado, puede dejar congelados a sus padres al pronunciar profesiones como la de controlador aéreo de drones, conductor de nanorobots, meteopolicía, ingeniero smart factory… No son oficios de videojuego, son una tendencia realista. Lo dejaba claro el último Foro de Davos: el 65% de los niños de hoy trabajará en profesiones que no existen o apenas empiezan a adivinarse. También es contundente el Observatorio para el Empleo en la Era Digital: el 80% de los jóvenes españoles entre 20 y 30 años que encuentre empleo en el futuro próximo ejercerá profesiones recién nacidas o aún en gestación. La mamá de casi todas ellas: la revolución digital. Por lo tanto los millennials y los generación Z con formación de calidad en tecnología no tendrán ningún problema para encontrar trabajo.
Noticia
The Future of Coding in Schools
REVISTA DE PRENSA • 18/12/2017
For more than three decades, Mitch Resnick has immersed himself in educational technology and innovative learning models. Now a professor at the MIT Media Lab, and a co-creator of the popular Scratch programming language, Resnick remains a tireless advocate for student-centered education, collaborative learning environments, and the idea that coding is a form of literacy. His new book, Lifelong Kindergarten: Cultivating Creativity Through Projects, Passion, Peers, and Play, is a look at our current educational moment. “Roughly two-thirds of grade school students will end up doing work that hasn’t been invented yet,” Resnick contends, hinting at the emerging worlds of artificial intelligence, self-driving cars, and “smart” houses. How do we prepare today’s students to meet that challenge? We talked with Resnick about the importance of coding in our school system, his thoughts on the changing roles of teachers, and new ways to engage students—and assess their work.
Noticia
Un profesor español que enseña con trucos de magia, entre los 50 candidatos al 'Nobel' de los profesores
REVISTA DE PRENSA • 08/01/2018
El docente español Xuxo Ruiz Domínguez es uno de los 50 preseleccionados para el premio Global Teacher Prize 2018, más conocido como el Nobel de los profesores, que está dotado con un millón de dólares, el mayor galardón existente entre su categoría. Ruiz Domínguez, que da clases de Primaria en el CEIP San Sebastián de Albaida del Aljarafe (Sevilla) es conocido por utilizar la magia y el ilusionismo como recurso didáctico en el aula para estimular a los alumnos. En su presentación a la candidatura, este profesor nacido en Cádiz señala que enseñar a los niños a hacer trucos de magia "ha mejorado las dotes comunicativas y técnicas de presentación, además de la confianza y autoestima" de sus alumnos. En febrero de 2016, la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía le otorgó el Premio al Mérito Educativo por su labor innovadora en la educación. También ha escrito un libro que ha sido un éxito de ventas acerca del uso de la magia como herramienta de apoyo pedagógico y ha dado conferencias en actos de formación docente.
Noticia
La realidad virtual en las aulas: ¿Realidad o virtual?
REVISTA DE PRENSA • 10/01/2018
Mucho se ha dicho –y escrito– sobre cómo la realidad virtual puede cambiar el modelo educativo actual. Sin ir más lejos, en este mismo espacio os contábamos hace ahora un año todo lo que la realidad virtual podría hacer algún día por la educación de los jóvenes y también por la forma de enseñar de los docentes. Casi todo se reduce a ese “algún día”. Pero resulta que ese día ha llegado. El primer y más significativo cambio que supone el uso de un ecosistema basado en la realidad virtual es que el entorno de aprendizaje pasa de ser un aula cerrada con pupitres y sillas a uno generado por ordenador –o vídeo– mucho más inmersivo cuyas experiencias sensoriales se aproximan enormemente a la realidad. Pese a que numerosos estudios han demostrado que el uso de nuevas tecnologías, como las tabletas, han aumentado el grado de atención de los alumnos y facilitado ciertas tareas, la realidad virtual se sigue viendo como una tecnología muy enfocada al ocio.