X
Uso de Cookies
SLG Digital utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegabilidad de nuestra página, su acceso y la personalización de nuestros contenidos. Si continúa accediendo a nuestra página, entendemos que nos otorga su consentimiento expreso para su uso. Puede obtener más información sobre las mismas y su configuración en nuestra Política de Cookies.

Este es el secreto del éxito para lo que se avecina, según el multimillonario Jack Ma

En un importante encuentro sobre el mundo de la empresa, el ejecutivo chino defiende la relevancia del LQ de cara al porvenir. ¿A qué se refiere el emprendedor con estas siglas?

REVISTA DE PRENSA • 24/10/2017

Todo el mundo puede ser rico, solo es necesario trabajar duro y tener una actitud positiva ante los obstáculos que inevitablemente irán apareciendo. Tal es la premisa de uno de los grandes mitos del mundo moderno, el del 'self-made man' o el del hombre hecho a sí mismo, que tiene como ejemplos desde el multimillonario Aristóteles Onassis al exgobernador de California Arnold Schwarzenegger, sin olvidar muestras más cercanas como la del empresario textil Amancio Ortega.

Personas comunes que provienen de una condición humilde, de la pobreza incluso, que alcanzan la gloria profesional. Si ellos lo han logrado, ¿por qué no podemos conseguirlo el resto? Algunos tachan la idea del 'self-made man' como ingenua al justificar el éxito como una consecuencia exclusiva del esfuerzo, soslayando factores tan importantes como la suerte o los allegados que han estado apoyando incondicionalmente al individuo en su ascenso.

Pensamiento inocente o valor capital en una sociedad que aspira a la meritocracia, la curiosidad por la manera de pensar de estos hombres que han construido su porvenir existe por igual tanto entre los defensores como entre los detractores de semejante concepto de superhombre. Producto de la sociedad occidental directamente conectado con el sueño americano, cuando encontramos un 'self-made man' proveniente de una cultura tan singular como la china, el interés se acentúa más aún si cabe.

Es lo que ocurre con uno de los ejecutivos que se hallan constantemente en el punto de mira de la prensa internacional: Jack Ma, fundador y presidente del grupo Alibaba, el gigante asiático que es el competidor más directo de Amazon en el sector del comercio electrónico. Originario de una familia con escasos recursos, Ma suspendió en dos ocasiones su examen de ingreso a la universidad, desempeñando posteriormente decenas de empleos distintos. Se estima que su patrimonio ronda los 25.000 millones de euros. ¿Cómo ha conseguido amasar tamaña fortuna? Su visión de negocio y no vender sus empresas de manera precipitada son dos de las razones esenciales. En una reciente charla en el Global Business Forum organizado por el medio de noticias económicas Bloomberg, el empresario ofrece, sin embargo, una clave para el éxito mucho más sutil e imprescindible, en unos tiempos en los que las máquinas van a desempeñar buena parte de los trabajos que hoy ejercemos.

Una máquina no tiene corazón, una máquina no tiene alma, una máquina no tiene creencias


EQ contra IQ

Ante el incremento en la velocidad y la capacidad de cálculo de los ordenadores, las habilidades lógicas del ser humano pueden rivalizar cada vez menos con ellas. Psicólogos como el doctor Tomas Chamorro-Premuzic proponen por este motivo centrarnos, según vamos envejeciendo, en valores menos tangibles como la experiencia y la sabiduría derivada de ella: “Imagina que tienes que elegir entre un cirujano experimentado de 60 años que ha realizado miles de operaciones y una prometedora estrella de 26 años especialista en el mismo campo. O entre un joven y agudo piloto que ha efectuado 20 vuelos y otro de 55 años que ha realizado incontables travesías. La mayoría elegiría a los profesionales más antiguos y con más experiencia, y con razón”, expone en 'Fast Company'.

Frente al IQ (coeficiente de inteligencia), se habla cada vez más de potenciar el EQ (coeficiente de experiencia) como herramienta para solucionar los problemas del mundo real para los que una máquina no está todavía pertrechada. Es por eso que actividades como la lectura (tanto ensayo como ficción) y el desarrollo de las así llamadas ‘soft skills’ cobran ahora más relevancia que nunca frente a los puzles y ejercicios para mejorar el cociente intelectual.

Tenemos que enseñar a nuestros hijos a ser creativos. Este es el único modo en que podemos crear trabajo para ellos

El arma secreta para vencer a las máquinas

Jack Ma va, sin embargo, más allá y se atreve a dejar a un lado tanto el IQ como el EQ para hablar de lo que él ha denominado el LQ. ¿De qué se trata? “Del cociente afectivo que las máquinas nunca desarrollarán”, declara en el mencionado fórum. El ansia de justicia, la creatividad para solventar retos, la capacidad para empatizar con el resto y la sabiduría para saber responder de forma inteligente en cada ocasión forman parte de los valores de este 'love quotient'.

“Una máquina no tiene corazón, una máquina no tiene alma, una máquina no tiene creencias. Los seres humanos tienen alma, creencias y valores. Somos creativos y demostramos que podemos controlar a las máquinas”, insiste. El problema, según él, está en que aún hoy se sigue educando a las personas para trabajar en áreas en las que no podremos ganar a las máquinas en el futuro: “Tenemos que enseñar a nuestros hijos a ser muy innovadores, muy creativos. Este es el único modo en que podremos crear trabajo para ellos”.

A diferencia de muchos politólogos, teóricos y grandes ejecutivos, Ma se muestra optimista sobre el porvenir del ser humano en un mundo donde la inteligencia artificial irá adquiriendo poco a poco más relevancia: “Los hombres deben tener más confianza en sí mismos”, concluye. “Ellos poseen la sabiduría de la que las máquinas carecen”.


Autor: Gonzalo de Diego Ramos, publicado por elconfidencial.com, sección Alma, Corazón y Vida, el 16/10/2017.



Búsqueda por fechas
hasta

NOTICIAS MÁS LEIDAS
Noticia
"Yo estudio una ingeniería": las españolas que derriban los estereotipos machistas
REVISTA DE PRENSA • 09/01/2018
Unas llegaron con la vocación heredada de sus familias y otras porque aprendieron a rebobinar VHS antes que a leer. Estudian grados, másteres o doctorados; algunas incluso han vuelto a las aulas después de pasar por el mercado laboral. Coinciden en que hacen falta políticas de igualdad más efectivas y han sufrido el 'mansplaining' o comentarios ofensivos. Organizan talleres, charlas y conferencias para animar a futuras ingenieras que ahora están en los institutos. Las chicas también estudian ingenierías. Y muchas, además. En la Universidad Pompeu Fabra (UPF) de Barcelona, ellas ya superan a los chicos en Ingeniería Biomédica. En el grado de Ingeniería Matemática en Ciencia de Datos están empatados, asegura la institución. Sin embargo, según explica el INE en su 'España en cifras 2017', en el curso 2015-2016 solo había un 25,5 % de estudiantes mujeres en ingeniería y arquitectura, de un total de 254.244 personas matriculadas.
Noticia
La realidad virtual en las aulas: ¿Realidad o virtual?
REVISTA DE PRENSA • 10/01/2018
Mucho se ha dicho –y escrito– sobre cómo la realidad virtual puede cambiar el modelo educativo actual. Sin ir más lejos, en este mismo espacio os contábamos hace ahora un año todo lo que la realidad virtual podría hacer algún día por la educación de los jóvenes y también por la forma de enseñar de los docentes. Casi todo se reduce a ese “algún día”. Pero resulta que ese día ha llegado. El primer y más significativo cambio que supone el uso de un ecosistema basado en la realidad virtual es que el entorno de aprendizaje pasa de ser un aula cerrada con pupitres y sillas a uno generado por ordenador –o vídeo– mucho más inmersivo cuyas experiencias sensoriales se aproximan enormemente a la realidad. Pese a que numerosos estudios han demostrado que el uso de nuevas tecnologías, como las tabletas, han aumentado el grado de atención de los alumnos y facilitado ciertas tareas, la realidad virtual se sigue viendo como una tecnología muy enfocada al ocio.
Noticia
Un profesor español que enseña con trucos de magia, entre los 50 candidatos al 'Nobel' de los profesores
REVISTA DE PRENSA • 08/01/2018
El docente español Xuxo Ruiz Domínguez es uno de los 50 preseleccionados para el premio Global Teacher Prize 2018, más conocido como el Nobel de los profesores, que está dotado con un millón de dólares, el mayor galardón existente entre su categoría. Ruiz Domínguez, que da clases de Primaria en el CEIP San Sebastián de Albaida del Aljarafe (Sevilla) es conocido por utilizar la magia y el ilusionismo como recurso didáctico en el aula para estimular a los alumnos. En su presentación a la candidatura, este profesor nacido en Cádiz señala que enseñar a los niños a hacer trucos de magia "ha mejorado las dotes comunicativas y técnicas de presentación, además de la confianza y autoestima" de sus alumnos. En febrero de 2016, la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía le otorgó el Premio al Mérito Educativo por su labor innovadora en la educación. También ha escrito un libro que ha sido un éxito de ventas acerca del uso de la magia como herramienta de apoyo pedagógico y ha dado conferencias en actos de formación docente.
Noticia
Los colegios del futuro
REVISTA DE PRENSA • 10/01/2018
Yo quiero que en el futuro haya colegios que sepan apreciar todas las capacidades de sus alumnos. Que no los clasifiquen según sepan hacer mejor o peor el copia-pega de los libros a los exámenes. Que sepan distinguir un pedazo de artista de un alumno con problemas. Que se centren en todos los tipos de inteligencia, y no solo en la lógica o en la memorística. Que en vez de cortar las alas a sus alumnos se las den. Que realmente los enriquezcan. — Asís Alonso Souviron. Madrid.