X
Uso de Cookies
SLG Digital utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegabilidad de nuestra página, su acceso y la personalización de nuestros contenidos. Si continúa accediendo a nuestra página, entendemos que nos otorga su consentimiento expreso para su uso. Puede obtener más información sobre las mismas y su configuración en nuestra Política de Cookies.

La metacognición, la forma definitiva que propone la ciencia para mejorar las calificaciones de los alumnos

Un estudio de la Universidad de Utah señala que aquellos estudiantes que en lugar de sobreestimar sus habilidades, conocen realmente sus capacidades, piensan sobre sus propios pensamientos tienen más posibilidades de sacar mejores notas

REVISTA DE PRENSA • 23/10/2017

Solo hace falta echar un rápido vistazo a Google y darle al «enter» para encontrar infinidad de métodos, herramientas y trucos para mejorar las calificaciones.

La ciencia, sin embargo, propone algo bastante más sencillo y que está al alcance de cualquiera. Es la metacognición. Su nombre da, a priori, la idea de un proceso dificultoso e inalcanzable, pero no. Se trata, simplemente, de ser conscientes de las habilidades que tenemos, y de las que no, de nuestras fortalezas y debilidades.

Un estudio de la Universidad de Utah señala que aquellos estudiantes que en lugar de sobreestimar sus habilidades, conocen realmente sus capacidades, piensan sobre sus propios pensamientos tienen más posibilidades de sacar mejores notas, concretamente un 10 por ciento de mejora en la puntuación de los exámenes.

«El objetivo era crear un sistema que ayude al estudiante a comprender mejor su capacidad de modo que cuando lleguen a la prueba, estarán listos», asegura Brock Casselman, autor del estudio junto a Charles Atwood y que fue publicado en «Journal of Chemical Education».

El Centro Virtual Cervantes define la metacognición de la siguiente manera: «La capacidad de las personas para reflexionar sobre sus procesos de pensamiento y la forma en que aprenden. Esta capacidad se caracteriza por un alto nivel de conciencia y de control voluntario. El conocimiento sobre la propia cognición implica que un individuo es capaz de tomar conciencia del funcionamiento de su manera de aprender y comprender por qué los resultados de una actividad han sido positivos o negativos. La metacognición aplicada al aprendizaje de lenguas extranjeras se refiere al control que puede realizar durante su aprendizaje, e incluye la planificación de las actividades cognitivas, el control del proceso intelectual y la evaluación de los resultados».

Este estudio surge como resultado de las malas calificaciones de los estudiantes en la Universidad de Utah. En 2010, solo dos tercios de los alumnos que hicieron el curso lo aprobaron, y de los que no lo hicieron, solo una cuarta parte lo retomó y aprobó.

«Estamos tratando de detener eso», asegura Atwood. «Queremos que nuestros alumnos rindan mejor, particularmente en las tareas cognitivas más complejas y de mayor nivel, y queremos que sean exitosos y competitivos respecto a cualquier otra escuela en el país».

Parte del problema, según el estudio, radica en cómo los estudiantes ven sus propias habilidades. Cuando se les pidió que pronosticaran sus puntajes en un examen realizado al inicio del año escolar, los estudiantes de todos los niveles de rendimiento sobreestimaron sus puntajes en un promedio de un 11 por ciento. Los estudiantes en el 25 por ciento más bajo de puntajes de clase sobreestimaron sus capacidades en un 22 por ciento.

Este fenómeno no es desconocido: en 1999, los psicólogos David Dunning y Justin Kruger publicaron un documento que afirmaba que las personas que tienen un desempeño deficiente en una tarea tienden a sobreestimar su capacidad de desempeño, mientras que aquellos que sobresalen en la tarea pueden subestimar su competencia. «Se convencen a sí mismos de que saben lo que están haciendo cuando en realidad no lo hacen», dice Atwood.


«No entiendo esto tan bien como creía»

El antídoto para tal tendencia es el compromiso en la metacognición, o pensar y reconocer las propias fortalezas y limitaciones. «Una vez que han entendido algo y se dan cuenta de "no entiendo esto tan bien como creía", ajustarán su patrón de aprendizaje», dice. Después de revisar investigaciones anteriores sobre la metacognición en la educación, Atwood y Casselman se propusieron diseñar un sistema para ayudar a los estudiantes de química a estimar con precisión su desempeño y hacer los ajustes necesarios.

En colaboración con Madra Learning, una plataforma de evaluación de tareas y aprendizaje en línea, Casselman y Atwood les pidieron a los estudiantes que pronostiquen sus puntajes en una prueba práctica antes de realizarla. En el primer examen de mitad de trimestre de la clase de 2016, Casselman y Atwood pudieron ver que los puntajes de la sección experimental del curso fueron significativamente más altos que los del grupo de control que no recibió el entrenamiento de metacognición.

En general, los estudiantes que aprendieron habilidades de metacognición obtuvieron un puntaje alrededor del 4 por ciento más alto en el examen final que aquellos del grupo control. Pero la mejoría más significativa se registró en el cuartil inferior de estudiantes, que obtuvieron una mejora del 10 por ciento, en promedio, que el cuartil inferior del grupo de control.


Autor: J. G. S. en abc.es el 22/10/2017.



Búsqueda por fechas
hasta

NOTICIAS MÁS LEIDAS
Noticia
Simo Educación, la enseñanza del futuro
REVISTA DE PRENSA • 27/10/2017
Las herramientas y soluciones tecnológicas al servicio de la innovación educativa serán de nuevo el foco de atención de Simo Educación 2017, la feria en la que se dará buena cuenta de que la tecnología cumple un papel fundamental como aliado de la actividad docente y la gestión de los centros. Organizada por Ifema, desde hoy y hasta el próximo viernes la feria reunirá la oferta de 231 empresas de 18 países, entre las que se encuentran las marcas líderes en innovación tecnológica, grupos editoriales, distribuidoras de tecnología para los centros educativos, así como las plataformas de gestión y de contenidos educativos, entre otros participantes. Todo ello estará recogido en el área de exposición del pabellón 12 de Feria de Madrid, en el que se podrá conocer lo último en robots interactivos, multifuncionales y emocionales, máquinas capaces de establecer vínculos afectivos con los alumnos e interactuar con ellos en el proceso de aprendizaje; así como las posibilidades de la realidad aumentada en diferentes procesos de la educación, especialmente en lo que se refiere a creación 3D.
Noticia
La metacognición, la forma definitiva que propone la ciencia para mejorar las calificaciones de los alumnos
REVISTA DE PRENSA • 23/10/2017
Solo hace falta echar un rápido vistazo a Google y darle al «enter» para encontrar infinidad de métodos, herramientas y trucos para mejorar las calificaciones. La ciencia, sin embargo, propone algo bastante más sencillo y que está al alcance de cualquiera. Es la metacognición. Su nombre da, a priori, la idea de un proceso dificultoso e inalcanzable, pero no. Se trata, simplemente, de ser conscientes de las habilidades que tenemos, y de las que no, de nuestras fortalezas y debilidades. Un estudio de la Universidad de Utah señala que aquellos estudiantes que en lugar de sobreestimar sus habilidades, conocen realmente sus capacidades, piensan sobre sus propios pensamientos tienen más posibilidades de sacar mejores notas, concretamente un 10 por ciento de mejora en la puntuación de los exámenes.
Noticia
El 65% de los empleos que ocuparán nuestros niños aún no se ha 'inventado'
REVISTA DE PRENSA • 17/10/2017
El futuro visto desde el presente siempre es esquizofrénico, lleno de voces confusas. Pensadores, gurús y (por qué no decirlo) vendedores de humo nos presentan dos escenarios antagónicos relacionados con el empleo: Armagedón o Arcadia feliz. Los primeros consideran que el desarrollo de la inteligencia artificial provocará colas de parados nunca antes vistas, mientras que los optimistas ven más trabajo, más renta y más bienestar para todos. Pero hay un punto en el que todos coinciden: los niños que hoy van a la guardería necesitarán herramientas que el sistema educativo español aún no es capaz de proveer. Si no se pone remedio, serán víctimas de un fenómeno: la obsolescencia educativa. Y el último estado de esta enfermedad es la exclusión social. La tecnología siempre es más veloz que cualquier programa gubernamental de educación. Un baile entre dos que siempre está desacompasado. En 2016, el choque entre las ofertas de trabajo de las empresas y los perfiles de candidatos creció un 29% en Europa.
Noticia
La heredera hispana de Einstein que montaba motores con 10 años
REVISTA DE PRENSA • 11/10/2017
Comparar a alguien con Einstein parece recurso de periodistas, un anzuelo mediático para atraer a lectores con referentes que todos conocemos. Sin embargo, Sabrina Gonzalez Pasterski es una heredera legítima del genial físico porque su título está avalado por la comunidad científica más reconocida. Tanto sus profesores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) como los de Harvard -primera y tercera mejor universidad del mundo respectivamente- afirman que su potencial es inusitado y la consideran una de las estrellas de la física mundial. A tan halagador sobrenombre ha contribuido Stephen Hawking, el cual sigue sus investigaciones y ha hecho referencia a tres de sus trabajos.
Noticia
"Los exámenes no sirven para nada"
REVISTA DE PRENSA • 16/10/2017
«El 'Art Thinking' transforma la educación a través del arte. Lo introduce como metodología en cualquier asignatura, ya sea enseñar Historia con Juego de Tronos, las tablas de multiplicar con canciones o Literatura con un mural. Cambiar la educación convencional por estas cinco artes: visuales, escénicas, digitales, sonoras y arquitectónicas». «Los contenidos de la escuela tradicional no tienen nada que ver con los niños y jóvenes actuales. No hay conexión entre lo que aprenden y la realidad social que están viviendo. Los libros tradicionales y convencionales ya no sirven». «El sistema educativo actual no se ajusta a la realidad social porque está basado en un modelo del pasado y no del presente. Existe un claro desajuste. Sin embargo, el arte puede volver a ajustarlo y eliminar este desfase. Es fundamental una nueva formación para el profesorado que enseñará a los profesionales del futuro».