X
Uso de Cookies
SLG Digital utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegabilidad de nuestra página, su acceso y la personalización de nuestros contenidos. Si continúa accediendo a nuestra página, entendemos que nos otorga su consentimiento expreso para su uso. Puede obtener más información sobre las mismas y su configuración en nuestra Política de Cookies.

La heredera hispana de Einstein que montaba motores con 10 años

De niña, Sabrina Gonzalez Pasterski ya diseñaba aviones. Ahora, con 24 años, es la física más prometedora del siglo XXI.

REVISTA DE PRENSA • 11/10/2017

Comparar a alguien con Einstein parece recurso de periodistas, un anzuelo mediático para atraer a lectores con referentes que todos conocemos. Sin embargo, Sabrina Gonzalez Pasterski es una heredera legítima del genial físico porque su título está avalado por la comunidad científica más reconocida. Tanto sus profesores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) como los de Harvard -primera y tercera mejor universidad del mundo respectivamente- afirman que su potencial es inusitado y la consideran una de las estrellas de la física mundial. A tan halagador sobrenombre ha contribuido Stephen Hawking, el cual sigue sus investigaciones y ha hecho referencia a tres de sus trabajos.

Ella insiste en que es una chica normal, una estudiante que tiene mucho que aprender y no merece ninguna atención especial, razón por la que rechaza hacer entrevistas. Aun así, Gonzalez Pasterski, estadounidense de madre cubana de 24 años, responde a un par de preguntas de PAPEL y nos envía un texto con los que considera son los hitos de su vida. Éste, como era de esperar, lejos de convencernos de su normalidad, nos confirma que está totalmente fuera de ella desde la primera frase: «Comencé a volar a los 9 años», arranca el documento. Y no, no se refiere a lanzarse sobre un montón de cojines disfrazada de Superman, sino a volcarse en la aviación.

Nacida en Chicago en 1993, Gonzalez Pasterski se licenció en Física por el MIT, en 2013, en sólo tres cursos y con el mejor expediente que se puede obtener, una media de 5.0. Tenía 19 años. Sí, 19. En la actualidad se encuentra realizando su doctorado en Harvard sobre los agujeros negros, la naturaleza de la gravedad y el espacio tiempo, materias que ocuparon a Einstein y Hawking. El centro le ha dado total libertad para estudiar lo que quiera y como quiera, sin supervisión.

«Solicité entrar en el MIT antes de tiempo, pero me lo denegaron. Me pusieron en lista de espera, y entonces, con la recomendación de dos premios Nobel, un secretario de las Fuerzas Aéreas Americanas, y una trabajadora del MIT, entré», explica. Fue la primera de su promoción, quedó empatada con el mejor expediente de la historia en el MIT y fue también la primera mujer en recibir la Beca Orloff de Física de dicho centro.

Pero ella insiste en su pasión por volar. «Cuando me admitieron intenté mudarme a Massachusetts en avioneta, pero la autoridad aérea competente me denegó el pase de seguridad para el aeropuerto por tener sólo 16 años». En el MIT han visto muchas cosas fuera de lo normal, a pesar de lo cual la secretaria que trató su admisión quedó impresionada por lo joven que era «y además mujer». Aunque hoy en día la mitad de las estudiantes del MIT son féminas con impresionantes currículum, Gonzalez Pasterski tenía algo especial, quizás fruto de un cociente intelectual por las nubes combinado con una educación y un entorno familiar que siempre la ha apoyado.

Por lo que nos narra, se diría que nadie le habló nunca de límites, sino más bien lo contrario: «Cuando era pequeña, estaba interesada en el espacio. Quería construir una nave espacial». Y decidieron echarle una mano con ello. Fue así cómo a los 9 años pudo realizar aquel primer vuelo con el que arranca su pequeña autobiografía, «a lo largo de la costa, fue realmente precioso». Un abuelo enrollado como pocos también puso su grano de arena. «Cuando cumplí 10 años me regaló una avioneta Cessna 150 vieja. Le costó 10.000 dólares y se rompía muy a menudo». La solución parecía simple: arreglarla. Compró un motor averiado en eBay, que montó y desmontó con la esperanza de, un día, poder reconstruir el de su Cessna. Y no esperó mucho: con 12 años ya tenía esas nuevas tripas para su vieja máquina, con la que pudo realizar su primer vuelo en solitario.

Con las piezas utilizables sobrantes de su antiguo motor y otras de diferente procedencia decidió ensamblar otro. Como la carcasa de una nueva avioneta no le iba a caer del cielo -Gonzalez Pasterski ha estudiado gracias a la financiación de los bancos, a los que debe ya, señala, 134.000 dólares- decidió construirla también. «Coloqué un 95% de los remaches -15.000- y para el resto me ayudaron un alumno de infantil y varios compañeros de la escuela pública a la que asistía». La juventud de los técnicos no impidió que obtuviera la licencia para la avioneta con 14 años, y con ella realizó su primer vuelo en solitario en Estados Unidos, con 16.

Con un currículum de semejante altura no es de extrañar que Jeff Bezos, propietario de Amazon y de la compañía aeroespacial Blue Origin le ofreciera trabajo -el que quiera y cuando quiera- hace ya varios años. Según medios estadounidenses, la NASA también ha mostrado mucho interés en ficharla. En enero de este año, la revista Forbes la incluyó como una de las 30 personas más influyentes de menos de 30. Pero ella, en su línea: «Estoy centrada en acabar mis estudios y me gustaría llegar a dirigir un laboratorio interdisciplinar, en el que biología, química y física interactuasen».

De ese objetivo no la desvían los smartphones, Facebook, Instagram ni Twitter, pues carece de todas estas cosas. Nunca ha probado el alcohol ni fumado. «Me gustaría que se comentara más lo que hago que lo que no hago». Le gustan el chocolate y las motos. Con 16 años se compró su primera Harley. Para su primer café ha tardado algo más: lo probó el 29 de julio de 2017, comparte con PAPEL. Y es que resulta obvio que su mente no necesita ayuda para estar despierta. Con ella la comunidad física mundial está convencida de que nos ayudará a entender mejor los misterios del universo.


Autora: Eva Dallo en elmundo.es el 10/10/2017.



Búsqueda por fechas
hasta

NOTICIAS MÁS LEIDAS
Noticia
"Yo estudio una ingeniería": las españolas que derriban los estereotipos machistas
REVISTA DE PRENSA • 09/01/2018
Unas llegaron con la vocación heredada de sus familias y otras porque aprendieron a rebobinar VHS antes que a leer. Estudian grados, másteres o doctorados; algunas incluso han vuelto a las aulas después de pasar por el mercado laboral. Coinciden en que hacen falta políticas de igualdad más efectivas y han sufrido el 'mansplaining' o comentarios ofensivos. Organizan talleres, charlas y conferencias para animar a futuras ingenieras que ahora están en los institutos. Las chicas también estudian ingenierías. Y muchas, además. En la Universidad Pompeu Fabra (UPF) de Barcelona, ellas ya superan a los chicos en Ingeniería Biomédica. En el grado de Ingeniería Matemática en Ciencia de Datos están empatados, asegura la institución. Sin embargo, según explica el INE en su 'España en cifras 2017', en el curso 2015-2016 solo había un 25,5 % de estudiantes mujeres en ingeniería y arquitectura, de un total de 254.244 personas matriculadas.
Noticia
La realidad virtual en las aulas: ¿Realidad o virtual?
REVISTA DE PRENSA • 10/01/2018
Mucho se ha dicho –y escrito– sobre cómo la realidad virtual puede cambiar el modelo educativo actual. Sin ir más lejos, en este mismo espacio os contábamos hace ahora un año todo lo que la realidad virtual podría hacer algún día por la educación de los jóvenes y también por la forma de enseñar de los docentes. Casi todo se reduce a ese “algún día”. Pero resulta que ese día ha llegado. El primer y más significativo cambio que supone el uso de un ecosistema basado en la realidad virtual es que el entorno de aprendizaje pasa de ser un aula cerrada con pupitres y sillas a uno generado por ordenador –o vídeo– mucho más inmersivo cuyas experiencias sensoriales se aproximan enormemente a la realidad. Pese a que numerosos estudios han demostrado que el uso de nuevas tecnologías, como las tabletas, han aumentado el grado de atención de los alumnos y facilitado ciertas tareas, la realidad virtual se sigue viendo como una tecnología muy enfocada al ocio.
Noticia
Un profesor español que enseña con trucos de magia, entre los 50 candidatos al 'Nobel' de los profesores
REVISTA DE PRENSA • 08/01/2018
El docente español Xuxo Ruiz Domínguez es uno de los 50 preseleccionados para el premio Global Teacher Prize 2018, más conocido como el Nobel de los profesores, que está dotado con un millón de dólares, el mayor galardón existente entre su categoría. Ruiz Domínguez, que da clases de Primaria en el CEIP San Sebastián de Albaida del Aljarafe (Sevilla) es conocido por utilizar la magia y el ilusionismo como recurso didáctico en el aula para estimular a los alumnos. En su presentación a la candidatura, este profesor nacido en Cádiz señala que enseñar a los niños a hacer trucos de magia "ha mejorado las dotes comunicativas y técnicas de presentación, además de la confianza y autoestima" de sus alumnos. En febrero de 2016, la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía le otorgó el Premio al Mérito Educativo por su labor innovadora en la educación. También ha escrito un libro que ha sido un éxito de ventas acerca del uso de la magia como herramienta de apoyo pedagógico y ha dado conferencias en actos de formación docente.
Noticia
Los colegios del futuro
REVISTA DE PRENSA • 10/01/2018
Yo quiero que en el futuro haya colegios que sepan apreciar todas las capacidades de sus alumnos. Que no los clasifiquen según sepan hacer mejor o peor el copia-pega de los libros a los exámenes. Que sepan distinguir un pedazo de artista de un alumno con problemas. Que se centren en todos los tipos de inteligencia, y no solo en la lógica o en la memorística. Que en vez de cortar las alas a sus alumnos se las den. Que realmente los enriquezcan. — Asís Alonso Souviron. Madrid.