X
Uso de Cookies
SLG Digital utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegabilidad de nuestra página, su acceso y la personalización de nuestros contenidos. Si continúa accediendo a nuestra página, entendemos que nos otorga su consentimiento expreso para su uso. Puede obtener más información sobre las mismas y su configuración en nuestra Política de Cookies.

Daito Manabe, el hombre que hacía bailar a los robots

El músico y estrella mundial de la creación digital habla en Pamplona sobre las fronteras entre arte y ciencia

Foto de Shizuo Takahashi | http://www.daito.ws
Foto de Shizuo Takahashi | http://www.daito.ws

Foto de Shizuo Takahashi | http://www.daito.ws

REVISTA DE PRENSA • 05/10/2017

Hacer danza contemporánea con robots y drones, convertir zapatillas de deporte en mezcladores de audio, traducir a música las señales eléctricas del cuerpo humano, crear gigantescos espectáculos interactivos y virtuales como el de la clausura de los Juegos de Río y montar los shows de músicos como Björk, Lang Lang o Ryuichi Sakamoto son algunas de las ocupaciones cotidianas de Daito Manabe.

Este compositor, artista digital y DJ japonés de 41 años vive en un mundo extraño en el que nada llega a ser del todo ciencia ni nada es exactamente arte… o quizá todo es ambas cosas a la vez en el alocado puzle tecnológico-creativo que propone en sus intervenciones. Y puede que eso tenga que ver con su doble titulación profesional: licenciado en Programación Sensorial Dinámica por la Academia Internacional de Medios de Comunicación y Ciencia y en Ciencias Exactas por la Universidad de la Ciencia de Tokyo. Eso, además de amante incondicional de Picasso, Éric Satie y Verdi.

“La esencia de la ciencia es resolver los problemas. Mi actividad, en cambio, consiste en plantear problemas a través de mis creaciones. ¿Si hago arte? Pienso que estoy en un lugar intermedio entre lo científico y lo artístico, pero estoy más cerca del terreno artístico, sí. Porque el arte plantea problemas, como la filosofía. Y yo no quiero resolver puzles… yo quiero crear puzles”, explicaba Daito Manabe el martes durante una conversación con este diario en el teatro del Museo de la Universidad de Navarra. Allí, y en presencia de cerca de 500 personas que le miraban y escuchaban entre fascinadas y atónitas –entre ellas, una mayoría de estudiantes- el creador japonés impartió junto con la coreógrafa y bailarina nipona Mikiko una clase magistral y proyectó algunas de sus más celebradas creaciones digital-virtuales.

Con una de ellas, Phosphere, acudió a la última edición del Festival Sonar de Barcelona: un espectáculo poético, inquietante y delirante, en suma. Todo ello poblado de espejos sincronizados, barras de luz, bailarinas, máquinas de humo, computadoras y arquitecturas algorítmicas al servicio de la danza y de la música. Un montaje que, como la mayoría de los que dirige Manabe, procede de la factoría Rhizomatiks, el estudio creado por él y otros cuatro socios en 2006 en Tokyo. Un montaje a caballo entre lo real y lo virtual, entre lo que el espectador ve y lo que cree ver.

En otro de los shows que proyectó y explicó en Pamplona, 24 drones, la presencia de las pequeñas máquinas voladoras junto a las cinco bailarinas era un ingrediente más del espectáculo. “Exigir a las máquinas que bailen es dificilísimo”, explicaba Manabe, “pero estamos perfeccionando mucho… cada vez es más difícil saber si esta o aquella coreografía la ha creado un ser humano o una máquina con un programa. Y pronto llegará un día en el que será imposible saber si el autor ha sido un hombre o una máquina”.

¿Dónde quedará, qué sentido tendrá la presencia humana cuando científicos con sensibilidad artística como Manabe logren que los robots se muevan –o piensen- como el hombre y la mujer? La estrella japonesa, el tipo que se disputan festivales y congresos de medio mundo, medita y prefiere no contestar a eso. Pero reconoce: “En el campo de la danza es más complicado, porque las máquinas de momento crean movimientos artificiales, que se ve que son artificiales. Todavía no han logrado crear movimientos que parezcan naturales, pero llegará”.

Daito Manabe llegó hace dos días a Pamplona tras 28 horas de viaje desde Japón, y tras su master class en el Museo de la Universidad de Navarra volvió a montarse en el avión rumbo a… Shanghai. Los responsables del MUN, en colaboración con la Fundación Japón, le invitaron para que contara su cruce de cables: un fantástico cruce de cables entre el arte y la ciencia; entre la música, el número y el algoritmo.


Entre la ópera y el algoritmo


Daito Manabe, ganador de un largo rosario de premios en festivales de creación digital, colabora con artistas como el compositor Ryuichi Sakamoto, el compositor y director de orquesta Andrea Battistoni (en la ópera Othello de Verdi), la cantante islandesa Björk (supervisó la producción de su espectáculo en directo Quicksand) y el pianista japonés Lang Lang. A principios de este año, Manabe firmó el montaje de Celestial Frequencies, una obra audiovisual basada en datos y algoritmos, en colaboración con el Centro Nacional de Astronomía y Astrofísica Jodrell Bank Center de la Universidad de Manchester.


Autor: Borja Hermoso en elpais.com el 04/10/2017.



Búsqueda por fechas
hasta

NOTICIAS MÁS LEIDAS
Noticia
"Yo estudio una ingeniería": las españolas que derriban los estereotipos machistas
REVISTA DE PRENSA • 09/01/2018
Unas llegaron con la vocación heredada de sus familias y otras porque aprendieron a rebobinar VHS antes que a leer. Estudian grados, másteres o doctorados; algunas incluso han vuelto a las aulas después de pasar por el mercado laboral. Coinciden en que hacen falta políticas de igualdad más efectivas y han sufrido el 'mansplaining' o comentarios ofensivos. Organizan talleres, charlas y conferencias para animar a futuras ingenieras que ahora están en los institutos. Las chicas también estudian ingenierías. Y muchas, además. En la Universidad Pompeu Fabra (UPF) de Barcelona, ellas ya superan a los chicos en Ingeniería Biomédica. En el grado de Ingeniería Matemática en Ciencia de Datos están empatados, asegura la institución. Sin embargo, según explica el INE en su 'España en cifras 2017', en el curso 2015-2016 solo había un 25,5 % de estudiantes mujeres en ingeniería y arquitectura, de un total de 254.244 personas matriculadas.
Noticia
La realidad virtual en las aulas: ¿Realidad o virtual?
REVISTA DE PRENSA • 10/01/2018
Mucho se ha dicho –y escrito– sobre cómo la realidad virtual puede cambiar el modelo educativo actual. Sin ir más lejos, en este mismo espacio os contábamos hace ahora un año todo lo que la realidad virtual podría hacer algún día por la educación de los jóvenes y también por la forma de enseñar de los docentes. Casi todo se reduce a ese “algún día”. Pero resulta que ese día ha llegado. El primer y más significativo cambio que supone el uso de un ecosistema basado en la realidad virtual es que el entorno de aprendizaje pasa de ser un aula cerrada con pupitres y sillas a uno generado por ordenador –o vídeo– mucho más inmersivo cuyas experiencias sensoriales se aproximan enormemente a la realidad. Pese a que numerosos estudios han demostrado que el uso de nuevas tecnologías, como las tabletas, han aumentado el grado de atención de los alumnos y facilitado ciertas tareas, la realidad virtual se sigue viendo como una tecnología muy enfocada al ocio.
Noticia
Un profesor español que enseña con trucos de magia, entre los 50 candidatos al 'Nobel' de los profesores
REVISTA DE PRENSA • 08/01/2018
El docente español Xuxo Ruiz Domínguez es uno de los 50 preseleccionados para el premio Global Teacher Prize 2018, más conocido como el Nobel de los profesores, que está dotado con un millón de dólares, el mayor galardón existente entre su categoría. Ruiz Domínguez, que da clases de Primaria en el CEIP San Sebastián de Albaida del Aljarafe (Sevilla) es conocido por utilizar la magia y el ilusionismo como recurso didáctico en el aula para estimular a los alumnos. En su presentación a la candidatura, este profesor nacido en Cádiz señala que enseñar a los niños a hacer trucos de magia "ha mejorado las dotes comunicativas y técnicas de presentación, además de la confianza y autoestima" de sus alumnos. En febrero de 2016, la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía le otorgó el Premio al Mérito Educativo por su labor innovadora en la educación. También ha escrito un libro que ha sido un éxito de ventas acerca del uso de la magia como herramienta de apoyo pedagógico y ha dado conferencias en actos de formación docente.
Noticia
Los colegios del futuro
REVISTA DE PRENSA • 10/01/2018
Yo quiero que en el futuro haya colegios que sepan apreciar todas las capacidades de sus alumnos. Que no los clasifiquen según sepan hacer mejor o peor el copia-pega de los libros a los exámenes. Que sepan distinguir un pedazo de artista de un alumno con problemas. Que se centren en todos los tipos de inteligencia, y no solo en la lógica o en la memorística. Que en vez de cortar las alas a sus alumnos se las den. Que realmente los enriquezcan. — Asís Alonso Souviron. Madrid.