X
Uso de Cookies
SLG Digital utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegabilidad de nuestra página, su acceso y la personalización de nuestros contenidos. Si continúa accediendo a nuestra página, entendemos que nos otorga su consentimiento expreso para su uso. Puede obtener más información sobre las mismas y su configuración en nuestra Política de Cookies.

¿Qué va a pasar con las evaluaciones de la 'Ley Wert'?

El curso escolar más incierto

Profesores y familias no tienen claro si la Lomce seguirá ni si habrá reválidas. Educación dice que "las pruebas hay que hacerlas, salvo que haya cambios legislativos que decidan los partidos"

REVISTA DE PRENSA • 05/09/2016

En el mundo educativo no se recuerda un curso escolar tan «incierto» como el que esta semana estrenan los alumnos de buena parte de España. Profesores, directores y padres de alumnos expresan su «desconcierto» ante una vuelta al colegio en la que, tal y como denuncian, «no queda nada claro» si la Lomce va a seguir en pie ni si se celebrarán en junio las primeras reválidas.

El Gobierno en funciones del PP asume que la Lomce que concibió el ministro José Ignacio Wert está abocada a pasar a mejor vida. Pero nadie -ni siquiera en filas populares- sabe a ciencia cierta si los alumnos de 4º de la ESO (15 y 16 años) y 2º de Bachillerato (17 y 18 años) terminarán este curso realizando las polémicas reválidas, el tuétano de la reforma educativa de Mariano Rajoy.

Lo que dice el Ministerio de Educación es que, «a fecha de hoy, la ley dice que las pruebas hay que hacerlas, salvo que haya cambios legislativos que decidan los partidos políticos en el Parlamento». En otras palabras: todo está en el aire. La insólita situación de desgobierno político ha dejado varias incógnitas en las aulas:

¿SEGUIRÁ LA LOMCE?

La Lomce, aprobada en diciembre de 2013, se ha puesto en marcha de forma escalonada. Entramos en el tercer curso de implantación, donde tiene que aplicarse en 2º y 4º de la ESO y en 2º de Bachillerato, que hasta ahora se regían por el sistema LOE (el de la ley socialista anterior). Un portavoz autorizado del Ministerio explica que, «en estos momentos, la Lomce está en vigor y se mantiene» porque «el Ministerio tiene la obligación de cumplir la legislación vigente» y porque «un Gobierno en funciones no puede modificarla». «Otra cosa es que haya un acuerdo de los partidos políticos para cambiar la situación actual», apunta a continuación.

Fuentes educativas de toda solvencia señalan que «la Lomce, tal y como la conocemos, no va a seguir, va a haber cambios; y eso también es bueno, porque la ley es perfeccionable», pero aventuran que una hipotética reforma se produciría a largo plazo. No daría tiempo a hacerse este curso ya que una modificación de una ley orgánica requiere de más tiempo.

¿HABRÁ REVÁLIDAS?

La Lomce prevé que los alumnos tengan que hacer reválidas al final de la ESO y Bachillerato. Todos deben aprobar estas pruebas para obtener el título y seguir estudiando, aunque, al ser las de este curso las primeras, no tienen consecuencias académicas y quienes las suspendan podrán pasar de curso. La de Bachillerato, eso sí, condiciona el acceso a la universidad.

El PP y Ciudadanos pactaron «congelar el calendario de implementación de la Lomce en todos aquellos aspectos que no hubiesen entrado en vigor». Este pacto en teoría caducó el viernes, tras la segunda investidura fallida de Mariano Rajoy, pero el PP quiere mantener las medidas y Ciudadanos lo estudiará hoy. ¿Y qué es lo que no ha entrado en vigor exactamente? El Ministerio ha encargado un informe para concretarlo, según las fuentes consultadas. Jurídicamente hablando, ya no queda nada esencial de la Lomce que no haya entrado en vigor, ya que las reválidas lo están desde el 31 de julio, un día después de que el decreto que las regula se publicara en el BOE. Pero varias fuentes educativas opinan que «el acuerdo se hizo en términos políticos y no jurídicos», y que existía una verdadera «voluntad política» por parte del PP de «paralizar» las evaluaciones externas.

En cualquier caso, no queda claro que pueda materializarse sin más esta intención, dado que no sólo habría que derogar el decreto 310/2016, sino «modificar los preceptos de la Lomce que aluden a las evaluaciones externas, y eso es un cambio legal de calado», según hace notar Nicolás Fernández Guisado, presidente del sindicato de profesores Anpe.

Y, por último, hay que contar con la férrea oposición de 12 comunidades autónomas a estas pruebas. Es bastante probable que se nieguen a ponerlas en marcha. Ya ocurrió a final del curso pasado con la evaluación de 6º de Primaria, una prueba mucho más inofensiva que las reválidas que, aun así, gestionaron de forma irregular 14 autonomías (las populares Galicia y Castilla y León incluidas).


«Hay una gran confusión en las familias, que nos están preguntando mucho si se van a hacer o no las reválidas. Les decimos que hay que esperar, que no podemos jugar a adivinos. Va a ser un año muy difícil y el Ministerio está desaparecido», denuncia José Luis Pazos, presidente de la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (Ceapa).

Los profesores de Secundaria, que en estos días se encargan de preparar sus clases, tampoco saben muy bien qué hacer. Entre otras cosas porque el Gobierno no ha aprobado la orden ministerial que establece las características, el diseño y los contenidos de las reválidas.

Francisco García, secretario general de la Federación de Enseñanza de CCOO, habla de «perplejidad», «incomodidad» y de «un escenario de inseguridad». Felipe de Vicente, presidente de la Asociación Nacional de Catedráticos de Instituto (Ancaba), lo resume así: «No sabemos qué va a pasar con las pruebas externas y eso condiciona la programación de 4º de la ESO y de Bachillerato. No es lo mismo programar todo un Bachillerato con una evaluación externa que sin ella, sobre todo porque el decreto que las regula entra en un grado de detalle muy elevado. Y eso afecta al profesor, que no sabe si preparar sus clases aplicando estrictamente el decreto o con más flexibilidad».

¿QUÉ PASA CON LA SELECTIVIDAD?

La reválida de 2º de Bachillerato se ha diseñado para ser lo más parecida posible a la Prueba de Acceso a la Universidad (PAU). Pero hay diferencias entre ambas. Por ejemplo, en la PAU sólo había que estudiar las materias del último curso y, en la reválida, entra todo el Bachillerato. Además, la Lomce contempla que cada universidad pueda establecer sus propios mecanismos de selección de alumnos. Los rectores quieren pactar que, en la práctica, esto no sea así y que la nota de la reválida sirva para entrar en cualquier universidad.

«La prueba se va a hacer, pero no sabemos ni cómo, ni cuándo, ni dónde», expone Alberto Arriazu, presidente de la Federación de Asociaciones de Centros Educativos Públicos (Fedadi). «Esto perjudica a los alumnos, que empiezan el curso sin saber cómo va a ser el examen que les va a permitir entrar en la universidad. Otros años, por estas fechas, ya sabíamos cómo iba a ser la PAU. ¿En qué mejora la educación esta incertidumbre?», reflexiona.

¿Y EL CALENDARIO ESCOLAR?

Aunque cambie la Lomce, los calendarios escolares se mantendrán, porque los fijan los gobiernos autonómicos. El regreso a las aulas de aproximadamente ocho millones de alumnos se produce de forma diferente según los territorios. En Murcia, las fechas varían según los municipios. En el País Vasco y Navarra, son los centros educativos los que deciden cuándo es el comienzo. Cantabria estrena este curso sus polémicas vacaciones alternativas, con una semana libre cada dos meses de clase. En el mundo educativo no son pocos los que piensan que, en esta España en la que hay tantas particularidades, va a ser más difícil de lo que se piensa alcanzar ese Pacto de Estado en Educación en el que se han depositado todas las esperanzas.




Autora: Olga R. Sanmartín, publicado por elmundo.es el 05/09/2016



Búsqueda por fechas
hasta

NOTICIAS MÁS LEIDAS
Noticia
"Yo estudio una ingeniería": las españolas que derriban los estereotipos machistas
REVISTA DE PRENSA • 09/01/2018
Unas llegaron con la vocación heredada de sus familias y otras porque aprendieron a rebobinar VHS antes que a leer. Estudian grados, másteres o doctorados; algunas incluso han vuelto a las aulas después de pasar por el mercado laboral. Coinciden en que hacen falta políticas de igualdad más efectivas y han sufrido el 'mansplaining' o comentarios ofensivos. Organizan talleres, charlas y conferencias para animar a futuras ingenieras que ahora están en los institutos. Las chicas también estudian ingenierías. Y muchas, además. En la Universidad Pompeu Fabra (UPF) de Barcelona, ellas ya superan a los chicos en Ingeniería Biomédica. En el grado de Ingeniería Matemática en Ciencia de Datos están empatados, asegura la institución. Sin embargo, según explica el INE en su 'España en cifras 2017', en el curso 2015-2016 solo había un 25,5 % de estudiantes mujeres en ingeniería y arquitectura, de un total de 254.244 personas matriculadas.
Noticia
Se buscan perfiles futuristas. ¡Contratado!
REVISTA DE PRENSA • 18/12/2017
“Hijo, ¿qué vas a ser de mayor?”. Hace poco era sencillo responder. Profesora, médica, actor, futbolista…. Hoy, si el chico está bien informado, puede dejar congelados a sus padres al pronunciar profesiones como la de controlador aéreo de drones, conductor de nanorobots, meteopolicía, ingeniero smart factory… No son oficios de videojuego, son una tendencia realista. Lo dejaba claro el último Foro de Davos: el 65% de los niños de hoy trabajará en profesiones que no existen o apenas empiezan a adivinarse. También es contundente el Observatorio para el Empleo en la Era Digital: el 80% de los jóvenes españoles entre 20 y 30 años que encuentre empleo en el futuro próximo ejercerá profesiones recién nacidas o aún en gestación. La mamá de casi todas ellas: la revolución digital. Por lo tanto los millennials y los generación Z con formación de calidad en tecnología no tendrán ningún problema para encontrar trabajo.
Noticia
The Future of Coding in Schools
REVISTA DE PRENSA • 18/12/2017
For more than three decades, Mitch Resnick has immersed himself in educational technology and innovative learning models. Now a professor at the MIT Media Lab, and a co-creator of the popular Scratch programming language, Resnick remains a tireless advocate for student-centered education, collaborative learning environments, and the idea that coding is a form of literacy. His new book, Lifelong Kindergarten: Cultivating Creativity Through Projects, Passion, Peers, and Play, is a look at our current educational moment. “Roughly two-thirds of grade school students will end up doing work that hasn’t been invented yet,” Resnick contends, hinting at the emerging worlds of artificial intelligence, self-driving cars, and “smart” houses. How do we prepare today’s students to meet that challenge? We talked with Resnick about the importance of coding in our school system, his thoughts on the changing roles of teachers, and new ways to engage students—and assess their work.
Noticia
La realidad virtual en las aulas: ¿Realidad o virtual?
REVISTA DE PRENSA • 10/01/2018
Mucho se ha dicho –y escrito– sobre cómo la realidad virtual puede cambiar el modelo educativo actual. Sin ir más lejos, en este mismo espacio os contábamos hace ahora un año todo lo que la realidad virtual podría hacer algún día por la educación de los jóvenes y también por la forma de enseñar de los docentes. Casi todo se reduce a ese “algún día”. Pero resulta que ese día ha llegado. El primer y más significativo cambio que supone el uso de un ecosistema basado en la realidad virtual es que el entorno de aprendizaje pasa de ser un aula cerrada con pupitres y sillas a uno generado por ordenador –o vídeo– mucho más inmersivo cuyas experiencias sensoriales se aproximan enormemente a la realidad. Pese a que numerosos estudios han demostrado que el uso de nuevas tecnologías, como las tabletas, han aumentado el grado de atención de los alumnos y facilitado ciertas tareas, la realidad virtual se sigue viendo como una tecnología muy enfocada al ocio.
Noticia
Un profesor español que enseña con trucos de magia, entre los 50 candidatos al 'Nobel' de los profesores
REVISTA DE PRENSA • 08/01/2018
El docente español Xuxo Ruiz Domínguez es uno de los 50 preseleccionados para el premio Global Teacher Prize 2018, más conocido como el Nobel de los profesores, que está dotado con un millón de dólares, el mayor galardón existente entre su categoría. Ruiz Domínguez, que da clases de Primaria en el CEIP San Sebastián de Albaida del Aljarafe (Sevilla) es conocido por utilizar la magia y el ilusionismo como recurso didáctico en el aula para estimular a los alumnos. En su presentación a la candidatura, este profesor nacido en Cádiz señala que enseñar a los niños a hacer trucos de magia "ha mejorado las dotes comunicativas y técnicas de presentación, además de la confianza y autoestima" de sus alumnos. En febrero de 2016, la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía le otorgó el Premio al Mérito Educativo por su labor innovadora en la educación. También ha escrito un libro que ha sido un éxito de ventas acerca del uso de la magia como herramienta de apoyo pedagógico y ha dado conferencias en actos de formación docente.