X
Uso de Cookies
SLG Digital utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegabilidad de nuestra página, su acceso y la personalización de nuestros contenidos. Si continúa accediendo a nuestra página, entendemos que nos otorga su consentimiento expreso para su uso. Puede obtener más información sobre las mismas y su configuración en nuestra Política de Cookies.

Palabras prohibidas en la comunicación con nuestros hijos (Parte 4ª)

OPINIÓN • 20/05/2016

Como explicábamos en artículos anteriores, el lenguaje condiciona nuestro pensamiento y también condiciona nuestras acciones, nuestros hijos nos modelan constantemente, por ello tenemos que ser conscientes del impacto de nuestras palabras.

Objetivos versus expectativas

Constantemente decimos y pensamos cosas del tipo: debería apuntarme al gimnasio, debería hacer dieta, debería acostarme más pronto, debería llamar a mi amiga, etc. Lo que se llaman los propósitos (y no solo en Año Nuevo). ¿Te suena?

Al final no hacemos ninguna, se van quedando en el olvido y lo peor de todo es que cuando nos acordamos de nuevo de ellas nos frustramos por no haberlas hecho, por ejemplo cuando vas de compras, te pruebas un pantalón y la cremallera se niega a cerrar ese espacio abismal que existe entre los dos extremos.

Para transformar esto existen unas buenas preguntas: ¿Realmente lo quiero hacer? ¿Qué pasa si no lo hago? ¿Cuáles son las consecuencias? Entonces ¿quiero o no quiero?  Si lo quiero, pues fecha y hora, si no lo quiero, me olvido de ello y punto pelota. Acumular muchos debería hacer que al final no hago, va a desembocar en stress y eso es lo que estoy enseñando a mis hijos con el ejemplo, a estresarse, a acumular expectativas y a no hacer ninguna. Menos expectativas y más objetivos. Y un objetivo tiene una fecha y una pregunta ¿Qué voy a hacer diferente para conseguirlo?

Prueba a decirte esas mismas frases cambiando solo una palabra: quiero apuntarme al gimnasio, quiero hacer dieta, quiero acostarme más pronto, quiero llamar a mi amiga, etc. ¡Querer es poder! Y lo cambia todo.

Por tanto, sustituimos el “debería” por el “quiero”.

Prueba esta herramienta y si te funciona ¡quédatela!


María José Martín
Coach educativo
www.coachespana.com


Artículos de la misma autora:

.     Palabras prohibidas en la comunicación con nuestros hijos (Parte 3ª)

.     Palabras prohibidas en la comunicación con nuestros hijos (Parte 2ª)

.     Palabras prohibidas en la comunicación con nuestros hijos (Parte 1ª)

.    ¿Creas o te quejas?

.    Construyendo puentes entre padres e hijos

.    Ponerse en los zapatos de los padres

.    Una metáfora del coaching



Búsqueda por fechas
hasta

NOTICIAS MÁS LEIDAS
Noticia
Educar en la realidad
OPINIÓN • 19/04/2018
Catherine L´Ecuyer es canadiense, abogada, afincada en Barcelona y madre de cuatro hijos. En la actualidad se dedica a investigar, escribir e impartir conferencias sobre temas de educación. Su libro “Educar en el asombro” fue un auténtico éxito. Y este segundo libro “Educar en la realidad” aún puede superarle. A una primera lectura puede parecer que este ensayo contiene una reconvención a las NT aplicadas a la educación. Creo que no. Más bien es un libro que rompe mitos y propone alternativas veraces y concretas para educar a nuestros niños en general, para que se formen como personas maduras, libres, autónomas, empáticas, críticas, a fin de poder aprovechar positivamente las potencialidades que ofrecen las NT.
Noticia
Carpe Diem
OPINIÓN • 06/04/2018
Carpe Diem, dos palabras que tienen un significado importante y hasta que no te das cuenta no lo valoras, como esa frase mítica que tanto nos repiten: "nunca te das cuenta de lo que tienes hasta que lo pierdes". El reloj marcaba las seis de la tarde y ahí estaba yo en esa sala sola con él, uno de los hombres más valientes que conocía, un influyente para mí, alguien que me ha hecho reír y siempre me repetía una y otra vez esa frase de "vive el momento". Y hasta hace unos minutos no sentía de verdad esas palabras. Tenía los ojos vidriosos de verlo en esa situación, de ver a mi abuelo con un montón de tubos que recorrían su cuerpo. De repente unas palabras salieron de su boca e hizo una pregunta: ¿Miriam, eres tú? Me giré y me acerqué a él. —Hola abuelo —dije a punto de llorar—. Lo abracé y él siempre con su humilde sonrisa me contestó: —Veo que estoy en mis últimas —reí ante esas palabras porque aunque me dolieran, él siempre sabía hacerme reír. Y le contesté: —Has despertado del coma abuelo, voy a avisar a las enfermeras.