X
Uso de Cookies
SLG Digital utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegabilidad de nuestra página, su acceso y la personalización de nuestros contenidos. Si continúa accediendo a nuestra página, entendemos que nos otorga su consentimiento expreso para su uso. Puede obtener más información sobre las mismas y su configuración en nuestra Política de Cookies.

ESCUELA DE PADRES

Palabras prohibidas en la comunicación con nuestros hijos (Parte 3ª)

OPINIÓN • 06/05/2016

La persona es mucho más que eso que acaba de hacer, quizás ha hecho una tontería pero eso no le convierte en un tonto

Como decíamos en los artículos anteriores, el lenguaje determina nuestro pensamiento, transforma nuestro estado emocional y por tanto determina nuestras acciones. Para conseguir un cambio de conducta en nuestros hijos, es necesario realizar las preguntas adecuadas:

Identidad versus conducta. Directo a la autoestima

Qué típico es que de nuestra boquita salgan afirmaciones a nuestros hijos del tipo:

Eres un vago… Qué torpe eres… Es que eres tonto?... y un largo etc. Frases que van directamente contra la identidad y lo hacemos así porque así nos lo enseñaron a nosotras nuestros padres o profesores con su mejor intención. Modelamos a los referentes que hemos tenido en nuestra educación, porque ellos no eran conscientes del impacto que eso podía tener en nuestra identidad y por lo tanto en nuestra autoestima. La cuestión es:  ¿queremos que nuestros hijos sigan modelando eso?

Si no es así, aquí tienes la herramienta para transformarlo:

En lugar de afirmar “Eres un vago”, diríamos: “Esta tarde tu comportamiento ha sido de auténtica vaguería” o  ¿Qué ha pasado para que te comportes con vaguería?

En lugar de decir: “¿Qué pasa que eres tonto?…. diremos “Eso que has hecho es una tontería”.

La persona es mucho más que eso que acaba de hacer, quizás ha hecho una tontería pero eso no le convierte en un tonto. Se trata de trasladar la afirmación hacia la conducta en lugar de hacia la identidad.

Ojito con atacar a la identidad porque va directo a la autoestima de nuestro hijo y sobre todo en la adolescencia que es precisamente la etapa donde está creando y fortaleciendo dicha identidad. Si yo le llamo constantemente vago, al final se lo creerá y actuará como un vago.  Si no queremos eso, entonces reforcemos lo que sí queremos que sean y no al revés. A la identidad solo pueden ir mensajes positivos y los negativos tienen que ir hacia la conducta.

Prueba esta herramienta y si te sirve ¡quédatela!


María José Martín
Coach educativo
www.coachespana.com


Artículos de la misma autora:

.     Palabras prohibidas en la comunicación con nuestros hijos (Parte 2ª)

.     Palabras prohibidas en la comunicación con nuestros hijos (Parte 1ª)

.    ¿Creas o te quejas?

.    Construyendo puentes entre padres e hijos

.    Ponerse en los zapatos de los padres

.    Una metáfora del coaching



Búsqueda por fechas
hasta

NOTICIAS MÁS LEIDAS
Noticia
Educar en la realidad
OPINIÓN • 19/04/2018
Catherine L´Ecuyer es canadiense, abogada, afincada en Barcelona y madre de cuatro hijos. En la actualidad se dedica a investigar, escribir e impartir conferencias sobre temas de educación. Su libro “Educar en el asombro” fue un auténtico éxito. Y este segundo libro “Educar en la realidad” aún puede superarle. A una primera lectura puede parecer que este ensayo contiene una reconvención a las NT aplicadas a la educación. Creo que no. Más bien es un libro que rompe mitos y propone alternativas veraces y concretas para educar a nuestros niños en general, para que se formen como personas maduras, libres, autónomas, empáticas, críticas, a fin de poder aprovechar positivamente las potencialidades que ofrecen las NT.
Noticia
Carpe Diem
OPINIÓN • 06/04/2018
Carpe Diem, dos palabras que tienen un significado importante y hasta que no te das cuenta no lo valoras, como esa frase mítica que tanto nos repiten: "nunca te das cuenta de lo que tienes hasta que lo pierdes". El reloj marcaba las seis de la tarde y ahí estaba yo en esa sala sola con él, uno de los hombres más valientes que conocía, un influyente para mí, alguien que me ha hecho reír y siempre me repetía una y otra vez esa frase de "vive el momento". Y hasta hace unos minutos no sentía de verdad esas palabras. Tenía los ojos vidriosos de verlo en esa situación, de ver a mi abuelo con un montón de tubos que recorrían su cuerpo. De repente unas palabras salieron de su boca e hizo una pregunta: ¿Miriam, eres tú? Me giré y me acerqué a él. —Hola abuelo —dije a punto de llorar—. Lo abracé y él siempre con su humilde sonrisa me contestó: —Veo que estoy en mis últimas —reí ante esas palabras porque aunque me dolieran, él siempre sabía hacerme reír. Y le contesté: —Has despertado del coma abuelo, voy a avisar a las enfermeras.