X
Uso de Cookies
SLG Digital utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegabilidad de nuestra página, su acceso y la personalización de nuestros contenidos. Si continúa accediendo a nuestra página, entendemos que nos otorga su consentimiento expreso para su uso. Puede obtener más información sobre las mismas y su configuración en nuestra Política de Cookies.

Por qué un entrenador no debería gritar jamás a los chavales

Aprenden por imitación. Y, además, Vicente Del Bosque no lo haría

Entrenadores del Colegio Privado San Luis Gonzaga enseñando a sus futbolistas en edades de Educación Infantil cómo hacer un saque de banda
Entrenadores del Colegio Privado San Luis Gonzaga enseñando a sus futbolistas en edades de Educación Infantil cómo hacer un saque de banda

Entrenadores del Colegio Privado San Luis Gonzaga enseñando a sus futbolistas en edades de Educación Infantil cómo hacer un saque de banda

REVISTA DE PRENSA • 26/02/2016

¿Aprende algo un niño o una niña cuando su equipo machaca al rival por 10-0? ¿Sirve para su educación que cada fin de semana le rodeen los chillidos, insultos y pitidos que a veces acompañan a los partidos de fútbol? ¿Qué puede aportarle el deporte a un chaval que luego le sirva para el resto de su vida?

Vicente del Bosque, Toni Nadal, Edurne Pasaban, Theresa Zabell, Carlos Sainz, Enhamed Enhamed, Almudena Cid, Pepu Hernández, Nina Zhivanevskaya y Joan Lino Martínez contestan a esas preguntas en Prohibido Gritar (Turpial), un libro escrito junto a Juan José Mateo en el que también recuerdan sus triunfos y derrotas, además de las anécdotas que les hicieron reír y llorar mientras competían. A partir de sus testimonios, recopilamos estas cinco razones por las que un entrenador haría mejor en no gritar durante los entrenamientos y los partidos:

1. Porque todo se pega. Los niños aprenden muchas cosas por imitación. Eso se aplica a los buenos ejemplos, pero también a los malos. “A mí me preocupa que mis hijas cojan lo que más puedan de todo el baloncesto, de todo el deporte, y que no se les pegue nada malo”, asegura José Vicente Pepu Hernández, el seleccionador que llevó a España a ser campeona del mundo. “Que no se les pegue un exceso de egoísmo, que no se les peguen malos gestos, tanto técnicos como de mala educación”, enumera.

El técnico extiende su advertencia a los padres. Corren el peligro de ser “tóxicos” para sus propios hijos si les presionan en exceso. Y recita: “Están los padres que gritan mucho, los que expresan su frustración de no haberlo conseguido [jugar al baloncesto] y los que no ven que su hijo no tiene por qué ser como su hijo mayor. Eso no lleva más que a muchísimos fracasos. Eso es insoportable”. “No hay nada peor para eliminar a un deportista que tenerlo malcriado o maltratado”, asegura Joan Lino Martínez, bronce olímpico en Atenas 2004. “Malcriado no, porque al final el deportista se crece, se aploma y se queda en el mismo sitio. Y maltratado tampoco, porque no está a gusto”.

2. Porque Vicente Del Bosque no lo haría. “Ya no hay el tío que sube a la tarima y desde ahí parece que es superior a los demás. No es así. El liderazgo compartido debe existir en todos lados”, cuenta en el libro Vicente Del Bosque.

“Un entrenador necesita de la inspiración de los que están con él. Las relaciones son una cosa vital para obtener el éxito. Es muy difícil que un equipo funcione sin que haya unas relaciones cordiales”, asegura. Y enseguida, con una sonrisa de medio lado, sentencia: “Soy refractario a todo tipo de manifestaciones exageradas. Yo no soy quién para decirle a un entrenador lo que tiene que hacer, pero ese entrenador que está en el área técnica todo el rato corriendo parriba y pabajo, pues tío, no me gusta”.

El consejo no lo da cualquiera. De las 10 personas más valoradas de España, cinco son deportistas. De estas cinco, una es Del Bosque. Este es parte de su amplio palmarés como entrenador: una Eurocopa y un Mundial con España; dos Copas de Europa y dos Ligas con el Real Madrid…

3. Porque impide que el niño se exprese tal y como es. ¿Serías capaz de dar lo mejor de ti mismo si te están gritando todo el rato? ¿Te mostrarías como realmente eres, o te protegerías? Pues eso: los chillidos a veces silencian a quien los recibe.

“Creo que el error está en decirle a un hijo que tenga que ser como otro”, cuenta Almudena Cid, la mejor gimnasta de la historia de España. “No, sé tú mismo”, receta. “¿Qué tienes tú que no tienen los demás? Seguramente ese niño sea muy tímido en su vida privada. Y luego sale ahí y se transforma, como los artistas, como la gente del teatro. Hay muchos casos en los que dices ‘ostras, le veo tímido y luego [compitiendo o entrenando] es otra persona’. Pues déjale. Es su vía de escape, es su manera de sacar lo que tiene”.

Hernández, exseleccionador de baloncesto, está de acuerdo: “He visto muchos chavales que son tímidos, que son gorditos, que no están acostumbrados a relacionarse en un grupo, y que cuando entran en un deporte de equipo tienen una evolución asombrosa, en lo físico y en lo emocional”.




4. Porque para ganar primero hay que saber perder. Esto dice Theresa Zabell, doble campeona olímpica en vela. “Todos aprendemos a perder, porque para llegar a ganar hemos perdido muchas veces. El camino hacia la victoria está plagado de derrotas”, razona.

Gritar a alguien por una derrota pone el acento en el lugar equivocado: solo resalta el resultado negativo. Tanto grito impide aprovechar el marcador para identificar los fallos a corregir para conseguir más adelante una victoria. Esas derrotas, además, ayudan también en otros ámbitos de la vida, como los estudios: “Te ayuda para los exámenes en el colegio, porque aprendes a controlar los nervios y aprendes a centrarte más”, comenta Nina Zhivanevskaya, campeona mundial y medallista olímpica en natación. “Los niños se concentran más en los exámenes y son más fuertes a la hora de fracasos. Saben aguantar mejor un fracaso”.

Edurne Pasaban, la primera mujer en escalar las 14 montañas de más de 8.000 metros que hay en el mundo, coincide: “Para mí la gran equivocación es que nos inculcan que el objetivo es tener éxito en una cosa… Y el objetivo es ser feliz en el camino que tú vas a recorrer”. Y remata Enhamed Enhamed, campeón paralímpico en natación: “Las medallas son la excusa para llegar a un punto. Lo importante siempre es la persona en la que te conviertes”.

5. Porque hay que aprender a ponerse en el lugar del otro. “Cuando metes un gol es porque alguien está sufriéndolo, y creo que se debe ser considerado”, dice Vicente Del Bosque sobre las celebraciones excesivas que se ven en los campos de fútbol.

¿Qué mejor manera de practicar la empatía que compitiendo contra un rival? ¿O con tus compañeros de equipo? La empatía es clave para entender las necesidades de los que tienes a tu alrededor y ser mejor líder, mejor jefe, mejor pareja. Para saber lo que buscan tus clientes, y saber proporcionárselo. Y el deporte permite ejercitar la empatía como cualquier otro músculo del cuerpo. Sin embargo, los gritos del entrenador, de los padres, o del público rival, son lo contrario. En lugar de ponerse en el lugar del otro, se centran en sus necesidades.

“Yo tengo dos hijos que juegan al fútbol, y les tengo prohibido las celebraciones en los goles”, resume Toni Nadal, que ha visto desde el banquillo cómo su pupilo y sobrino Rafa ganaba 14 títulos del Grand Slam. “No me gusta que se crean ya profesionales con 10 años. Curiosamente ellos lo entienden mal y lo que hacen es no marcar goles”, bromea.


Autora: Maira Cabrini*, publicado por verne.elpais.com el 26/02/2016

*Maira Cabrini acaba de publicar, con Juan José Mateo, 'Prohibido Gritar. El valor del deporte en la educación' (Turpial), en el que repasa sobre los valores que aporta el deporte a la educación a través de diez entrevistas con deportistas de elite. Aquí puedes ver el vídeo sobre cómo eran de niños los protagonistas del libro.




Búsqueda por fechas
hasta

NOTICIAS MÁS LEIDAS
Noticia
"Yo estudio una ingeniería": las españolas que derriban los estereotipos machistas
REVISTA DE PRENSA • 09/01/2018
Unas llegaron con la vocación heredada de sus familias y otras porque aprendieron a rebobinar VHS antes que a leer. Estudian grados, másteres o doctorados; algunas incluso han vuelto a las aulas después de pasar por el mercado laboral. Coinciden en que hacen falta políticas de igualdad más efectivas y han sufrido el 'mansplaining' o comentarios ofensivos. Organizan talleres, charlas y conferencias para animar a futuras ingenieras que ahora están en los institutos. Las chicas también estudian ingenierías. Y muchas, además. En la Universidad Pompeu Fabra (UPF) de Barcelona, ellas ya superan a los chicos en Ingeniería Biomédica. En el grado de Ingeniería Matemática en Ciencia de Datos están empatados, asegura la institución. Sin embargo, según explica el INE en su 'España en cifras 2017', en el curso 2015-2016 solo había un 25,5 % de estudiantes mujeres en ingeniería y arquitectura, de un total de 254.244 personas matriculadas.
Noticia
Se buscan perfiles futuristas. ¡Contratado!
REVISTA DE PRENSA • 18/12/2017
“Hijo, ¿qué vas a ser de mayor?”. Hace poco era sencillo responder. Profesora, médica, actor, futbolista…. Hoy, si el chico está bien informado, puede dejar congelados a sus padres al pronunciar profesiones como la de controlador aéreo de drones, conductor de nanorobots, meteopolicía, ingeniero smart factory… No son oficios de videojuego, son una tendencia realista. Lo dejaba claro el último Foro de Davos: el 65% de los niños de hoy trabajará en profesiones que no existen o apenas empiezan a adivinarse. También es contundente el Observatorio para el Empleo en la Era Digital: el 80% de los jóvenes españoles entre 20 y 30 años que encuentre empleo en el futuro próximo ejercerá profesiones recién nacidas o aún en gestación. La mamá de casi todas ellas: la revolución digital. Por lo tanto los millennials y los generación Z con formación de calidad en tecnología no tendrán ningún problema para encontrar trabajo.
Noticia
The Future of Coding in Schools
REVISTA DE PRENSA • 18/12/2017
For more than three decades, Mitch Resnick has immersed himself in educational technology and innovative learning models. Now a professor at the MIT Media Lab, and a co-creator of the popular Scratch programming language, Resnick remains a tireless advocate for student-centered education, collaborative learning environments, and the idea that coding is a form of literacy. His new book, Lifelong Kindergarten: Cultivating Creativity Through Projects, Passion, Peers, and Play, is a look at our current educational moment. “Roughly two-thirds of grade school students will end up doing work that hasn’t been invented yet,” Resnick contends, hinting at the emerging worlds of artificial intelligence, self-driving cars, and “smart” houses. How do we prepare today’s students to meet that challenge? We talked with Resnick about the importance of coding in our school system, his thoughts on the changing roles of teachers, and new ways to engage students—and assess their work.
Noticia
La realidad virtual en las aulas: ¿Realidad o virtual?
REVISTA DE PRENSA • 10/01/2018
Mucho se ha dicho –y escrito– sobre cómo la realidad virtual puede cambiar el modelo educativo actual. Sin ir más lejos, en este mismo espacio os contábamos hace ahora un año todo lo que la realidad virtual podría hacer algún día por la educación de los jóvenes y también por la forma de enseñar de los docentes. Casi todo se reduce a ese “algún día”. Pero resulta que ese día ha llegado. El primer y más significativo cambio que supone el uso de un ecosistema basado en la realidad virtual es que el entorno de aprendizaje pasa de ser un aula cerrada con pupitres y sillas a uno generado por ordenador –o vídeo– mucho más inmersivo cuyas experiencias sensoriales se aproximan enormemente a la realidad. Pese a que numerosos estudios han demostrado que el uso de nuevas tecnologías, como las tabletas, han aumentado el grado de atención de los alumnos y facilitado ciertas tareas, la realidad virtual se sigue viendo como una tecnología muy enfocada al ocio.
Noticia
Un profesor español que enseña con trucos de magia, entre los 50 candidatos al 'Nobel' de los profesores
REVISTA DE PRENSA • 08/01/2018
El docente español Xuxo Ruiz Domínguez es uno de los 50 preseleccionados para el premio Global Teacher Prize 2018, más conocido como el Nobel de los profesores, que está dotado con un millón de dólares, el mayor galardón existente entre su categoría. Ruiz Domínguez, que da clases de Primaria en el CEIP San Sebastián de Albaida del Aljarafe (Sevilla) es conocido por utilizar la magia y el ilusionismo como recurso didáctico en el aula para estimular a los alumnos. En su presentación a la candidatura, este profesor nacido en Cádiz señala que enseñar a los niños a hacer trucos de magia "ha mejorado las dotes comunicativas y técnicas de presentación, además de la confianza y autoestima" de sus alumnos. En febrero de 2016, la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía le otorgó el Premio al Mérito Educativo por su labor innovadora en la educación. También ha escrito un libro que ha sido un éxito de ventas acerca del uso de la magia como herramienta de apoyo pedagógico y ha dado conferencias en actos de formación docente.