X
Uso de Cookies
SLG Digital utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegabilidad de nuestra página, su acceso y la personalización de nuestros contenidos. Si continúa accediendo a nuestra página, entendemos que nos otorga su consentimiento expreso para su uso. Puede obtener más información sobre las mismas y su configuración en nuestra Política de Cookies.

¿Tiene usted un plan para su hijo?

EDITORIAL • 15/12/2015

Que a nuestros hijos les vaya bien en la vida es lo que todos los padres deseamos, ¿no es cierto? Para que así sea debemos ayudarles a que establezcan sus objetivos personales, académicos y profesionales, a que desarrollen sus ideas de futuro, a que vislumbren y afronten las dificultades a las que se van a enfrentar en un mundo cada vez más complicado. A que tengan un plan.

Los padres somos el pilar sobre el que se sostienen nuestros hijos desde que nacen y, aunque tenemos nuestros propios valores, ideas y creencias, que transmitimos aun involuntariamente a quienes conviven con nosotros, nuestra principal misión es coadyuvar a la toma de decisiones de nuestros niños y niñas, a la elección de sus metas, pero permitiendo y aceptando las suyas propias. Podemos y es nuestra obligación ayudarles a descubrir sus inclinaciones, guiándoles y acompañándoles, pero el 'gran descubrimiento' tienen que hacerlo ellos por sí mismos. Y éste ha de ser aquello que más les guste, lo que les llene, lo que esté acorde con sus habilidades y competencias, lo que permita desarrollar toda su potencialidad.

Es nuestra responsabilidad orientar a nuestros hijos para que sean lo que quieran ser y colaborar con ellos para que descubran y exploten sus talentos, hagan realidad sus sueños y cumplan su plan, pero ¿qué vamos a hacer para ayudarles?

Podemos empezar por dejarles descubrir quiénes son, sin expectativas. La niñez es un período de autodescubrimiento y exploración. Intentemos no influenciarles en sus aficiones. Para ello es importante y necesaria una implicación en su educación. También es preciso estudiarles bien, fijarse en cuáles son sus actividades favoritas, sus gustos, sus aspiraciones. E impulsarlas.

En el Gonzaga podemos colaborar con nuestros alumnos orientándoles para que descubran su vocación y desarrollen habilidades para la vida
Probemos a ofrecerles en su preparación múltiples opciones y experiencias para que puedan conocer sus talentos y descubrir qué se les da bien y para qué son buenos. En esta exploración, que podemos llevarla a cabo los padres incentivando y pautando el progreso de nuestros hijos, van a necesitar pistas, herramientas, recursos. Y hemos de proporcionárselos de manera conjunta, desde la perspectiva del estímulo, entre los padres y el Colegio.

En este contexto, ¿en qué podemos colaborar con nuestros alumnos en el San Luis Gonzaga? Complementariamente a la labor familiar, podemos orientarles a nuestra vez para que descubran con mayor claridad su vocación y desarrollen "habilidades para la vida" a través de nuestro Programa de Desarrollo Profesional y Liderazgo (DPyL), implementado ya en nuestro centro desde 5º de Educación Primaria hasta Bachillerato.

En el Gonzaga creemos que la educación de nuestros estudiantes ha de ir mucho más allá de la mera acumulación de conocimientos, que hemos de implicarnos conjuntamente con sus familias para hacer de ellos personas competentes que sepan desenvolverse de manera práctica en las diferentes situaciones de la vida. Se trata de orientarles académica, profesional y personalmente siguiendo un proceso de ayuda continuo y sistemático enmarcado en la actividad cotidiana.

A través del Programa DPyL, en el que adicionalmente se utiliza la herramienta de planificación Naviance, que entre otras características ayuda a cada estudiante a planear su trayectoria educativa e interés profesional, nuestros alumnos y sus consejeros (profesores) trabajan mediante métodos de enseñanza interactivos habilidades y competencias que fomentarán su crecimiento personal y proceso de madurez, con la idea de que estos jóvenes se conviertan en dueños de su propio proyecto profesional, fortaleciendo además su autoestima y autoconfianza con el fin último de proporcionarles un sentido de liderazgo que conlleva el "deber" de establecer objetivos y ser responsables de las metas y decisiones que tomen en su vida.

En todo caso, no olvidemos que nuestros hijos y alumnos no son idénticos a nosotros, que tienen derecho a equivocarse, a caer y levantarse, a tener sus sueños y a crear intereses afines a sus capacidades, y que han de tener libertad para desarrollar su propia personalidad y escoger dónde invertir su tiempo y su esfuerzo.

Nuestro privilegio será acompañarles en este largo proceso formativo, estar junto a ellos en sus búsquedas y descubrimientos y apoyarles para la consecución de sus logros. Con el anhelo último de ver llegar el día de poder compartir y celebrar sus éxitos y su merecida plenitud.


Artículos relacionados:



Búsqueda por fechas
hasta

NOTICIAS MÁS LEIDAS