X
Uso de Cookies
SLG Digital utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegabilidad de nuestra página, su acceso y la personalización de nuestros contenidos. Si continúa accediendo a nuestra página, entendemos que nos otorga su consentimiento expreso para su uso. Puede obtener más información sobre las mismas y su configuración en nuestra Política de Cookies.

El futuro del aprendizaje está aquí

Así es como la élite de Silicon Valley va a cambiar la educación para siempre

De Salman Khan al matrimonio Hothi pasando por Elon Musk, cada vez son más las propuestas que desde el ámbito tecnológico proponen cambiar la metodología escolar. Estas son sus ideas

Salman Khan - Foto: Khan Academy (Facebook)
Salman Khan - Foto: Khan Academy (Facebook)

Salman Khan - Foto: Khan Academy (Facebook)

REVISTA DE PRENSA • 19/11/2015

Que vivimos un momento de cambio educativo en el que ya no hay vuelta atrás es algo en lo que todos nos podemos poner de acuerdo. No se trata únicamente de propuestas aisladas como la de los jesuitas, por poner un ejemplo, sino que es evidente que las nuevas necesidades de la sociedad requieren nuevas maneras de aprender. De lo que no somos tan conscientes es del papel como agentes educativos que van a jugar grandes multinacionales tecnológicas como Google, IBM, Microsoft, Samsung o Apple que, como recordaba José Antonio Marina, están realizando fuertes inversiones en “el próximo negocio del trillón de dólares”.

No cabe ninguna duda de que, al igual que ha ocurrido con otros aspectos de nuestra vida, gran parte de los cambios educativos vendrán promovidos desde Silicon Valley, que dispone de los recursos económicos y de la influencia comercial y económica necesaria para convertirse en motor del cambio. No siempre va a salir bien –el caso más evidente es el fiasco de la donación de 100 millones de dólares a los colegios públicos de Newark por Mark Zuckerberg–, pero la vanguardia se encuentra allí. “La zona de la bahía es el destino para todos los educadores que quieran ver los primeros signos de lo que estos nuevos modelos educativos pueden ser”, explica en un artículo de 'Wired' Brian Greenberg, el CEO de la Silicon Schools Fund, organización que apoya las nuevas propuestas.

Basta con entrar en su página web para entender lo que proponen muchas de estas organizaciones: que los estudiantes aprendan más y exploren sus propios intereses con un apoyo individualizado a través de la tecnología y nuevos métodos educativos. Otro buen ejemplo es el de Elon Musk, que abrió su propia escuela para sus hijos llamada Ad Astra y que se centra, ante todo, en el aprendizaje a través de la resolución de problemas.

La gran pregunta es, obviamente, si todos esos avances tan bonitos pero al mismo tiempo tan caros pueden implementarse a un nivel global. Mientras la resolvemos, estos son los ejes en los que gran parte de estas propuestas se mueven.

El alumno decide

Todas las propuestas innovadoras pasan por esta máxima del constructivismo, que ya se aplica en colegios de nuestro país como el Montserrat de Vallvidrera. De acuerdo, el alumno debe ser el protagonista de su proceso de aprendizaje y no ir a remolque del profesor, pero ¿cómo? La respuesta la tiene, por ejemplo, la Khan Lab School fundada por el inversor Salman Khan, al que Bill Gates considera como su profesor favorito, y que abrió el pasado curso como una prolongación de sus populares cursos 'online' que siguen 26 millones de alumnos de todo el mundo. La escuela, que es descrita en profundidad en de 'Wired' abrió sus puertas el curso 2014/2015 con el objetivo de situarse a la vanguardia de la educación estadounidense basándose en el libro de Khan 'The One World Schoolhouse' (Twelve).

“Lo que no quería era el deprimente proceso que a veces tiene lugar en las clases: el aprendizaje por repetición y las fórmulas preconcebidas que no sirven para nada más que para sacar una buena nota en el siguiente examen”, explica en el prefacio del libro. Por eso, los estudiantes de la Khan Lab School eligen su propio ritmo de aprendizaje, los contenidos que más les llaman la atención y fijan sus logros. Cada semana deben sleccionar aquello que van a aprender durante los días siguientes y el tiempo que les va a llevar. Todos los días, y tal y como ocurre en el colegio Montserrat, los alumnos reflexionan sobre la jornada que está a punto de empezar y se encuentran con sus tutores en reuniones privadas.

No queremos aprendizaje por repetición ni las fórmulas preconcebidas que no sirven para nada más que para sacar una buena nota en el examen

El profesor, otro material más

Ello provoca que la función del maestro cambie sensiblemente, de ser el emisor del conocimiento a convertirse en un acompañante. Son ellos los que vigilan que el proceso de aprendizaje del alumno se esté desarrollando en la dirección adecuada, pero no diseñan ni los currículos ni deciden su ritmo de aprendizaje. El objetivo es, como en otros aspectos, eliminar la homogeneidad de los procesos de aprendizaje e individualizarlos.

En ello es muy importante, cómo no, la tecnología, y en concreto el 'software' que pueden utilizar los estudiantes para aprender. Khan lo tenía claro cuando decidió dar el paso de sus vídeos educativos de la Khan Academy a la apertura de sus escuelas: se trataba de un suplemento necesario, pero no un cambio de paradigma. Aunque el auge de los MOOC sugiere un futuro en el que el profesor desaparecerá, lo más probable es que este ocupe el lugar de mentor, como en una universidad a distancia. Es lo que también sucede en Knowledge Academy, un proyecto internacional fundado por Dilshad y Barinder Hothi y que ha sido considerado el “Amazon del mundo educativo”.

Aunque su sistema se basa en cursos en línea, también ofrece “consultorios de atención sin cita previa” en los que el alumno puede acudir a un centro para que un profesor le resuelva sus dudas. No hay ninguna duda de que la pareja es ambiciosa. Como explican en un artículo publicado en la 'BBC', piensan ser en 10 años “tan grandes o incluso más que Google o Facebook”. Más allá de los castillos de arena del emprendedor, Knowledge Academy ya funciona en 210 países con más de 5.000 cursos, una facturación anual de casi 30 millones de euros y clientes como Disney o PriceWaterHouse.

La educación no terminará a los 18 (ni a los 30)

Si hay algo en que coincide todo el mundo, es que estamos entrando en una nueva era del conocimiento, en la que uno ya no dejará de estudiar después del instituto (o la licenciatura, o el máster), sino que estará obligado a formarse durante toda su carrera, y no necesariamente en los centros educativos que hemos conocido hasta la fecha como las universidades o las Escuela de Negocio.

Como el propio Hothi explica a la 'BBC', su negocio tenía como objetivo proporcionar a todos estos trabajadores experimentados que se encontraban en el paro una manera de ofrecer una cualificación formal para encontrar un nuevo empleo acorde con sus capacidades: “Había tan pocos puestos vacantes que necesitabas tener más medallas en tu currículum”. En una línea semejante se encuentra la propuesta de la Universidad de Arizona, que está ofreciendo un MBA gratis a los emprendedores que tengan una buena idea con el objetivo de crear una comunidad de egresados potente… y de paso mejorar en los 'rankings' de su país.

Alguna gente ama la literatura, otra la música o las matemáticas. Tiene sentido que la educación encaje con las aptitudes y habilidades de cada uno

Eliminar los elementos superfluos

Musk lo tenía claro a la hora de desarrollar Ad Astra: si queremos ofrecer una nueva educación debemos deshacernos sin miedo de gran parte de las cosas que conocíamos, como las clases divididas por edades o los currículos cerrados. “Alguna gente ama la Literatura o la lengua. Alguna gente ama las matemáticas. Alguna gente ama la música. Diferentes habilidades, tiempos distintos”, explicaba el cofundador de Tesla Motors. “Tiene más sentido dar forma a la educación para que encaje con sus aptitudes y habilidades”. No por casualidad, educar a los niños en casa es la última moda en Silicon Valley.

Es algo muy semejante a lo que ocurre con la Khan Lab School, donde no hay vacaciones de verano, ni lecciones de 50 minutos, ni clases organizadas por edad. Nada de crear una cadena de montaje en la que todos deban aprender lo mismo al mismo tiempo. Lo que sí hay son momentos dedicados al bienestar interior (una media hora en la que practican 'mindfulness') y al exterior (en los que hacen ejercicio físico), así como un par de horas por la tarde en las que deben solucionar algún problema del mundo real, como rediseñar la biblioteca del centro o realizar investigaciones en profundidad sobre un tema determinado. Y también hay exámenes (tres al año), esos que acaban de ser denostados por Barack Obama, pero que juegan un papel importantísimo en la configuración del centro.

Experimentación gracias a los datos

Si hay algo que convierte la Khan Lab School en algo especial es su manera de implementar el cambio. No, no se abrieron los cielos y una voz les explicó lo que deberían hacer, sino que el instituto es un lugar de experimentación en constante desarrollo que pone a prueba diferentes medidas que deben valorar los profesores. Para ello, la recogida de datos es clave: los alumnos deben tomar nota constantemente de sus intervenciones para llevar un registro del desarrollo de su carácter personal.

“Se trata de una mentalidad de ingeniero”, explicaba Khan. “Puedes empezar con una base sólida, pero cuando observas, mides y repites, puedes conseguir algo sorprendente. Funcionó para la industria de los automóviles, de los ordenadores y del 'software'. ¿Por qué no podemos hacer lo mismo con la escuela?” Al final del primer curso, por ejemplo, la escuela llegó a la conclusión de que los estudiantes no se habían centrado demasiado en las materias sociales y que los alumnos debían organizarse según su nivel de independencia, no por su rendimiento académico. La experimentación, no obstante, no es un medio, sino un fin.

El objetivo último de la Khan Lab School es crear tácticas educativas que puedan ser implementadas en otros centros y a un nivel global. No se trata únicamente de educar a los hijos de los más privilegiados, sino también, de descubrir en entornos plenamente controlados y de élite aquello que puede funcionar en otros rincones del mundo. Por eso conviene no perder de vista lo que está ocurriendo en California, pues puede marcar la pauta de lo que está por venir.


Autor: Héctor G. Barnés, publicado por elconfidencial.com, sección Alma, Corazón y Vida, el 09/11/2015


Búsqueda por fechas
hasta

NOTICIAS MÁS LEIDAS
Noticia
"Yo estudio una ingeniería": las españolas que derriban los estereotipos machistas
REVISTA DE PRENSA • 09/01/2018
Unas llegaron con la vocación heredada de sus familias y otras porque aprendieron a rebobinar VHS antes que a leer. Estudian grados, másteres o doctorados; algunas incluso han vuelto a las aulas después de pasar por el mercado laboral. Coinciden en que hacen falta políticas de igualdad más efectivas y han sufrido el 'mansplaining' o comentarios ofensivos. Organizan talleres, charlas y conferencias para animar a futuras ingenieras que ahora están en los institutos. Las chicas también estudian ingenierías. Y muchas, además. En la Universidad Pompeu Fabra (UPF) de Barcelona, ellas ya superan a los chicos en Ingeniería Biomédica. En el grado de Ingeniería Matemática en Ciencia de Datos están empatados, asegura la institución. Sin embargo, según explica el INE en su 'España en cifras 2017', en el curso 2015-2016 solo había un 25,5 % de estudiantes mujeres en ingeniería y arquitectura, de un total de 254.244 personas matriculadas.
Noticia
Se buscan perfiles futuristas. ¡Contratado!
REVISTA DE PRENSA • 18/12/2017
“Hijo, ¿qué vas a ser de mayor?”. Hace poco era sencillo responder. Profesora, médica, actor, futbolista…. Hoy, si el chico está bien informado, puede dejar congelados a sus padres al pronunciar profesiones como la de controlador aéreo de drones, conductor de nanorobots, meteopolicía, ingeniero smart factory… No son oficios de videojuego, son una tendencia realista. Lo dejaba claro el último Foro de Davos: el 65% de los niños de hoy trabajará en profesiones que no existen o apenas empiezan a adivinarse. También es contundente el Observatorio para el Empleo en la Era Digital: el 80% de los jóvenes españoles entre 20 y 30 años que encuentre empleo en el futuro próximo ejercerá profesiones recién nacidas o aún en gestación. La mamá de casi todas ellas: la revolución digital. Por lo tanto los millennials y los generación Z con formación de calidad en tecnología no tendrán ningún problema para encontrar trabajo.
Noticia
The Future of Coding in Schools
REVISTA DE PRENSA • 18/12/2017
For more than three decades, Mitch Resnick has immersed himself in educational technology and innovative learning models. Now a professor at the MIT Media Lab, and a co-creator of the popular Scratch programming language, Resnick remains a tireless advocate for student-centered education, collaborative learning environments, and the idea that coding is a form of literacy. His new book, Lifelong Kindergarten: Cultivating Creativity Through Projects, Passion, Peers, and Play, is a look at our current educational moment. “Roughly two-thirds of grade school students will end up doing work that hasn’t been invented yet,” Resnick contends, hinting at the emerging worlds of artificial intelligence, self-driving cars, and “smart” houses. How do we prepare today’s students to meet that challenge? We talked with Resnick about the importance of coding in our school system, his thoughts on the changing roles of teachers, and new ways to engage students—and assess their work.
Noticia
La realidad virtual en las aulas: ¿Realidad o virtual?
REVISTA DE PRENSA • 10/01/2018
Mucho se ha dicho –y escrito– sobre cómo la realidad virtual puede cambiar el modelo educativo actual. Sin ir más lejos, en este mismo espacio os contábamos hace ahora un año todo lo que la realidad virtual podría hacer algún día por la educación de los jóvenes y también por la forma de enseñar de los docentes. Casi todo se reduce a ese “algún día”. Pero resulta que ese día ha llegado. El primer y más significativo cambio que supone el uso de un ecosistema basado en la realidad virtual es que el entorno de aprendizaje pasa de ser un aula cerrada con pupitres y sillas a uno generado por ordenador –o vídeo– mucho más inmersivo cuyas experiencias sensoriales se aproximan enormemente a la realidad. Pese a que numerosos estudios han demostrado que el uso de nuevas tecnologías, como las tabletas, han aumentado el grado de atención de los alumnos y facilitado ciertas tareas, la realidad virtual se sigue viendo como una tecnología muy enfocada al ocio.
Noticia
Un profesor español que enseña con trucos de magia, entre los 50 candidatos al 'Nobel' de los profesores
REVISTA DE PRENSA • 08/01/2018
El docente español Xuxo Ruiz Domínguez es uno de los 50 preseleccionados para el premio Global Teacher Prize 2018, más conocido como el Nobel de los profesores, que está dotado con un millón de dólares, el mayor galardón existente entre su categoría. Ruiz Domínguez, que da clases de Primaria en el CEIP San Sebastián de Albaida del Aljarafe (Sevilla) es conocido por utilizar la magia y el ilusionismo como recurso didáctico en el aula para estimular a los alumnos. En su presentación a la candidatura, este profesor nacido en Cádiz señala que enseñar a los niños a hacer trucos de magia "ha mejorado las dotes comunicativas y técnicas de presentación, además de la confianza y autoestima" de sus alumnos. En febrero de 2016, la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía le otorgó el Premio al Mérito Educativo por su labor innovadora en la educación. También ha escrito un libro que ha sido un éxito de ventas acerca del uso de la magia como herramienta de apoyo pedagógico y ha dado conferencias en actos de formación docente.