X
Uso de Cookies
SLG Digital utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegabilidad de nuestra página, su acceso y la personalización de nuestros contenidos. Si continúa accediendo a nuestra página, entendemos que nos otorga su consentimiento expreso para su uso. Puede obtener más información sobre las mismas y su configuración en nuestra Política de Cookies.

La educación en el siglo XXI

Una curiosa visión de Isaac Asimov en 1977

Estudiantes trabajando con ordenadores en un laboratorio de informática en los años setenta del siglo XX / Imagen de archivo del diario ABC
Estudiantes trabajando con ordenadores en un laboratorio de informática en los años setenta del siglo XX / Imagen de archivo del diario ABC

Estudiantes trabajando con ordenadores en un laboratorio de informática en los años setenta del siglo XX / Imagen de archivo del diario ABC

REVISTA DE PRENSA • 21/10/2015

Isaac Asimov (1920-1992) fue uno de los mejores divulgadores científicos del siglo XX. Por eso resultan tan interesantes sus opiniones sobre cómo sería la educación en nuestros días. En un artículo publicado por ABC el 27 de noviembre de 1977, narraba su visión de cómo podrían influir los ordenadores en la educación.

Comenzaba: «Supongamos que nuestra civilización se prolongue hasta el siglo XXI y que la tecnología continúe progresando; supongamos asimismo que los satélites de comunicación se multipliquen en número y que sean capaces de una variedad harto mayor de funciones y más complicados que en la actualidad; y supongamos que en lugar de los limitados transmisores de señales de radio se utilicen, para transmitir mensajes de la Tierra a los satélites y recibirlos de éstos, los increíblemente capaces rayos láser de luz visible, ¿qué ocurriría bajo tales circunstancias? Entonces podrían existir muchos millones de canales para voz e imágenes, y es fácil imaginarse que cada ser humano tendría asignada en la Tierra una longitud de onda particular, como hoy puede asignársele un número de teléfono».

Tras aludir al presumible progreso de la informática, proseguía: «En otras palabras, el estudiante podría formular preguntas que la máquina sería capaz de contestar, y plantear cuestiones y resolver problemas que la máquina estaría en capacidad de evaluar. La máquina podría ajustar el ritmo e intensidad de su curso de instrucción según la aplicación y diligencia del estudiante, y cambiar de rumbo con arreglo a los intereses de éste».

Naturalmente no contamos con una longitud de onda particular. Ahí el gran Asimov erró, pero no tanto pues comentaba que sería igual que el número de teléfono, que no son en la actualidad lo que eran en 1977. Cambiemos longitud de onda e imaginemos el mundo que nos ha abierto internet y pongamos en su correcta perspectiva la visión de Asimov. Que más adelante presagiaba: «Es de suponer que la máquina tendría a su disposición cualquier libro, periódico o documento de la vasta y central biblioteca planetaria, organizada totalmente en clave. Y el material de consulta o referencia así obtenido de la máquina instructora por el estudiante podría entonces proyectarse sobre una pantalla o reproducirse en papel para un estudio más detenido». Interesante es también su visión de que la revolución educativa debería conseguir que el ritmo de aprendizaje debería ajustarse a la diligencia y aplicación de cada niño. Y abría la posibilidad de que la educación no se orientase solo a los niños, prediciendo una educación continuada.

Pueden consultar el artículo completo, que es muy interesante. Habla también de la posibilidad de cambiar de actividad profesional en la edad adulta, de cómo las personas maduras deberían poder gozar con el aprendizaje, con el estimulo del cerebro. Una visión apasionante de Asimov que tal vez olvide que la pereza forma parte también de la condición humana y que son legión los que teniendo a su alcance todos los estímulos intelectuales que nos acerca internet, se dedican a usar la cabeza para embestir.


Autor: Federico Ayala Sörenssen, publicado en su columna 'El revelado' del diario ABC.es el 21/10/2015



Búsqueda por fechas
hasta

NOTICIAS MÁS LEIDAS
Noticia
La industria conectada: hacia otro tipo de empleo, más técnico y global
REVISTA DE PRENSA • 12/03/2018
Desde la revolución industrial del siglo XVIII, el sector se ha desarrollado tanto que ya vamos por su cuarta versión. La Industria 4.0. es la del futuro, dicen los expertos. Y también añaden que hay que ir unos pasos por delante y empezar a adaptarse. Para que, como reza la expresión, no nos pille el toro, hay que ir preparando el mercado laboral español para un nuevo tipo de empleo que demandará una industria, según los adjetivos que se le atribuyen, inteligente, conectada, robotizada y digital. Esta transformación ha hecho que la búsqueda de trabajadores se centre en «personas multidisciplinares, cualificadas en una, dos o incluso más ramas profesionales, y empezando a valorar la formación extra en idiomas debido a la globalización», afirma el director del Centro Integrado de Formación Profesional Tecnológico Industrial, Enrique Blanco.
Noticia
“Los que entienden matemáticas controlan el mundo”
REVISTA DE PRENSA • 12/04/2018
Un bocadillo de tebeo en la camiseta de Marcus du Sautoy (Londres, 1965) lee “Yo no sé nada”. No es cierto: Du Sautoy ocupa una cátedra de matemáticas en la Universidad de Oxford (Reino Unido) y la cátedra Simonyi para el Entendimiento Público de la Ciencia, un puesto del que relevó al etólogo Richard Dawkins en 2008. El matemático, escritor y divulgador científico está en Madrid para presentar su nuevo libro Lo que no podemos saber, publicado en castellano por la editorial Acantilado. a camiseta no es una casualidad. Aunque el bocadillo sale de la boca del personaje ficticio Jon Nieve, de Juego de Tronos, Du Sautoy lo ha elegido para llamar la atención a su propia ignorancia. A pesar de sus inmensos conocimientos, este es un científico al que no le da miedo admitir, y afrontar, lo desconocido.