X
Uso de Cookies
SLG Digital utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegabilidad de nuestra página, su acceso y la personalización de nuestros contenidos. Si continúa accediendo a nuestra página, entendemos que nos otorga su consentimiento expreso para su uso. Puede obtener más información sobre las mismas y su configuración en nuestra Política de Cookies.

Del on-line a lo presencial

El antiguo maestro se ha convertido en un guía, una voz, una imagen, unas líneas

REVISTA DE PRENSA • 08/06/2015

El mundo de la enseñanza se ha transformado radicalmente con la implantación, extensión y triunfo de la modalidad on-line y el periodismo no podía ser ajeno a esa evolución revolucionaria. La semana pasada asistí a un seminario donde pusieron nombre a cosas que uno sabía vagamente, pero a la que les faltaba fijación sobre el terreno. Y lo resumiré con una expresión afortunada: ‘El maestro ha muerto, viva el gestor de aprendizaje autónomo’. De acuerdo, pero con una importante nota al pie. En la dualidad entre lo presencial, que en periodismo para nada ha muerto, y la prestidigitación electromagnética, queda bastante por decir.

La clase magistral, la de la universidad de cuando yo empecé a ir a ella en los años 60, aquella en la que el profesor llegaba, soltaba su perorata, no le daba la palabra a nadie y desaparecía por donde había venido —inefable Luño Peña—, de acuerdo, ha fallecido, y solo hay que celebrar que sea así. Pero aunque no hubiera desencadenado su furia Internet sobre nosotros, esa inexistente o hipostática relación profesor-alumno se habría desvanecido igualmente, porque ya no está la madalena para esos tafetanes. En periodismo, si la hubo alguna vez, también habría sido así.

La enseñanza on-line, en línea, como se dice en países de América Latina, supone el segundo gran movimiento descentralizador y democratizador de la docencia, tras la difusión de la enseñanza más o menos universal y gratuita el siglo pasado. No hace falta desplazarse, jugar a la lotería de que le toquen a uno profesores de calidad, y todo ello en cómodos plazos a precios en muchos casos módicos. El antiguo maestro se ha convertido en un guía, una voz, una imagen, sobre todo unas líneas, de las que hay que tomar nota para dirigirse uno mismo en el estudio de que se trate. De un ser de carne y hueso el profesor, ya no maestro, se ha convertido en un médium, el artista de la huija que exhorta a los espíritus a que se comuniquen. Esta modalidad, con todas sus ventajas, ha triunfado ya y no hay que discutir sobre ello. Pero también es un factor más que incide para subrayar el clasismo en la enseñanza. Nada sustituye a ir a Harvard, y lo mejor de lo presencial, igual que ocurrió con las escuelas aristocráticas del Antiguo Régimen, se ve realzado y distinguido por el solo hecho de que casi todo el mundo opere de forma inalámbrica. Esto es cierto que puede predicarse también de muchas profesiones liberales y no imagino cómo se puede llegar a ser médico on-line, aunque sí aprenderse cientos o miles de páginas de anatomía o patologías varias. Pero, en llegando al periodismo las excepciones, diría yo, que se multiplican.

La enseñanza on-line supone el segundo gran movimiento descentralizador y democratizador de la docencia

Y que no se me malinterprete. Se puede estudiar periodismo on-line con resultados tan brillantes o mejores que con cualquier otro soporte; pero acontece que la carga académica del periodismo si la comparamos con la de Medicina, Arquitectura, Derecho etc. es claramente menor y, sobre todo, está fuertemente supeditada a la práctica. Aquí se me responderá que esa práctica es perfectamente funcional en el universo electromagnético, e incluso que el hecho de tener que hacer de gestor de su propio aprendizaje obliga al alevín de informador a espabilarse y desarrollar aptitudes de improvisación e instinto muy propias del periodista profesional. Pero la verdadera práctica es mucho más que unos ejercicios teledirigidos.

Lo presencial en la docencia periodística tiene una doble cara: el aula de una escuela especializada que posea las herramientas necesarias para reproducir lo más fielmente posible el trabajo en un periódico, y su prolongación natural que es la redacción del periódico en sí misma. El primer carácter presencial del que he hablado, el de la escuela especializada como el master de diversos periódicos españoles, soy también consciente de que es más o menos clonable por medio de sesiones en las que los alumnos ven al profesor en una videoconferencia, pueden interactuar con él y, en definitiva, tener una imagen del otro, lo que siempre es bueno. Pero si la presencia física es más o menos reemplazable por la imagen televisada, la inmersión en una redacción no tiene imitación posible. Sé que en otras carreras la desembocadura en la práctica es también imprescindible; pero se me perdone si opino que en periodismo lo que se produce es una transubstanciación, la conversión de la carne mortal en carne de periodista y de la sangre, azul o roja, en lo que antes era tinta y ahora no sé cómo llamarlo. Unos se transubstancian y otros no, y la peculiaridad de esta profesión es que tanto los que experimentan esa transformación eucarística como los que no, podrán, sin embargo, ganarse la vida como periodistas. Y, por otra parte, no creo que nadie haya podido comulgar en línea.

Lo presencial no es por definición mejor ni peor que cualquier otra fórmula, y una buena docencia auto-gerenciada puede ser tan buena como las presencialidades más reputadas. Pero sí que hay algo que no tiene clonación posible. La ansiada palmadita en la espalda del redactor jefe, cuando te la has merecido.

Autor: M. A. Bastenier, publicado por elpais.com el 06/06/2015



Búsqueda por fechas
hasta

NOTICIAS MÁS LEIDAS
Noticia
"Yo estudio una ingeniería": las españolas que derriban los estereotipos machistas
REVISTA DE PRENSA • 09/01/2018
Unas llegaron con la vocación heredada de sus familias y otras porque aprendieron a rebobinar VHS antes que a leer. Estudian grados, másteres o doctorados; algunas incluso han vuelto a las aulas después de pasar por el mercado laboral. Coinciden en que hacen falta políticas de igualdad más efectivas y han sufrido el 'mansplaining' o comentarios ofensivos. Organizan talleres, charlas y conferencias para animar a futuras ingenieras que ahora están en los institutos. Las chicas también estudian ingenierías. Y muchas, además. En la Universidad Pompeu Fabra (UPF) de Barcelona, ellas ya superan a los chicos en Ingeniería Biomédica. En el grado de Ingeniería Matemática en Ciencia de Datos están empatados, asegura la institución. Sin embargo, según explica el INE en su 'España en cifras 2017', en el curso 2015-2016 solo había un 25,5 % de estudiantes mujeres en ingeniería y arquitectura, de un total de 254.244 personas matriculadas.
Noticia
Se buscan perfiles futuristas. ¡Contratado!
REVISTA DE PRENSA • 18/12/2017
“Hijo, ¿qué vas a ser de mayor?”. Hace poco era sencillo responder. Profesora, médica, actor, futbolista…. Hoy, si el chico está bien informado, puede dejar congelados a sus padres al pronunciar profesiones como la de controlador aéreo de drones, conductor de nanorobots, meteopolicía, ingeniero smart factory… No son oficios de videojuego, son una tendencia realista. Lo dejaba claro el último Foro de Davos: el 65% de los niños de hoy trabajará en profesiones que no existen o apenas empiezan a adivinarse. También es contundente el Observatorio para el Empleo en la Era Digital: el 80% de los jóvenes españoles entre 20 y 30 años que encuentre empleo en el futuro próximo ejercerá profesiones recién nacidas o aún en gestación. La mamá de casi todas ellas: la revolución digital. Por lo tanto los millennials y los generación Z con formación de calidad en tecnología no tendrán ningún problema para encontrar trabajo.
Noticia
The Future of Coding in Schools
REVISTA DE PRENSA • 18/12/2017
For more than three decades, Mitch Resnick has immersed himself in educational technology and innovative learning models. Now a professor at the MIT Media Lab, and a co-creator of the popular Scratch programming language, Resnick remains a tireless advocate for student-centered education, collaborative learning environments, and the idea that coding is a form of literacy. His new book, Lifelong Kindergarten: Cultivating Creativity Through Projects, Passion, Peers, and Play, is a look at our current educational moment. “Roughly two-thirds of grade school students will end up doing work that hasn’t been invented yet,” Resnick contends, hinting at the emerging worlds of artificial intelligence, self-driving cars, and “smart” houses. How do we prepare today’s students to meet that challenge? We talked with Resnick about the importance of coding in our school system, his thoughts on the changing roles of teachers, and new ways to engage students—and assess their work.
Noticia
La realidad virtual en las aulas: ¿Realidad o virtual?
REVISTA DE PRENSA • 10/01/2018
Mucho se ha dicho –y escrito– sobre cómo la realidad virtual puede cambiar el modelo educativo actual. Sin ir más lejos, en este mismo espacio os contábamos hace ahora un año todo lo que la realidad virtual podría hacer algún día por la educación de los jóvenes y también por la forma de enseñar de los docentes. Casi todo se reduce a ese “algún día”. Pero resulta que ese día ha llegado. El primer y más significativo cambio que supone el uso de un ecosistema basado en la realidad virtual es que el entorno de aprendizaje pasa de ser un aula cerrada con pupitres y sillas a uno generado por ordenador –o vídeo– mucho más inmersivo cuyas experiencias sensoriales se aproximan enormemente a la realidad. Pese a que numerosos estudios han demostrado que el uso de nuevas tecnologías, como las tabletas, han aumentado el grado de atención de los alumnos y facilitado ciertas tareas, la realidad virtual se sigue viendo como una tecnología muy enfocada al ocio.
Noticia
Un profesor español que enseña con trucos de magia, entre los 50 candidatos al 'Nobel' de los profesores
REVISTA DE PRENSA • 08/01/2018
El docente español Xuxo Ruiz Domínguez es uno de los 50 preseleccionados para el premio Global Teacher Prize 2018, más conocido como el Nobel de los profesores, que está dotado con un millón de dólares, el mayor galardón existente entre su categoría. Ruiz Domínguez, que da clases de Primaria en el CEIP San Sebastián de Albaida del Aljarafe (Sevilla) es conocido por utilizar la magia y el ilusionismo como recurso didáctico en el aula para estimular a los alumnos. En su presentación a la candidatura, este profesor nacido en Cádiz señala que enseñar a los niños a hacer trucos de magia "ha mejorado las dotes comunicativas y técnicas de presentación, además de la confianza y autoestima" de sus alumnos. En febrero de 2016, la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía le otorgó el Premio al Mérito Educativo por su labor innovadora en la educación. También ha escrito un libro que ha sido un éxito de ventas acerca del uso de la magia como herramienta de apoyo pedagógico y ha dado conferencias en actos de formación docente.