X
Uso de Cookies
SLG Digital utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegabilidad de nuestra página, su acceso y la personalización de nuestros contenidos. Si continúa accediendo a nuestra página, entendemos que nos otorga su consentimiento expreso para su uso. Puede obtener más información sobre las mismas y su configuración en nuestra Política de Cookies.

¿Creas o te quejas?

OPINIÓN • 05/06/2015

Nos hemos acostumbrado a vivir en la cultura de la queja y en la cultura de la excusa, sin darnos cuenta de que eso nos convierte en auténticas víctimas, ya que desde ese rol no tenemos ningún control sobre nuestros resultados y por tanto los que obtenemos no nos gustan.

¿Qué pasaría si sustituimos la queja por la creatividad? Por ejemplo, nos quejamos de que nuestros hijos no estudian, les regañamos, les castigamos, nos frustramos y lo peor de todo conseguimos que se frustren ellos. Si utilizáramos la creatividad estaríamos creando formas diferentes para motivarles a estudiar, no con regalos materiales, ya que eso sería una motivación externa con fecha de caducidad, sino ayudándoles a encontrar un sentido, un para qué estudiar, con eso obtenemos la motivación interna que es la única que funciona a largo plazo, es nuestra gasolina en la vida para conseguir nuestras metas.

Y os preguntaréis ¿Cómo? Pues muy fácil, conectando al adolescente con sus valores, si te paras a pensar como los adultos conseguimos esa motivación para conseguir nuestros objetivos, verás que lo hacemos a través de nuestros valores. Piensa en un objetivo que hayas conseguido, ¿para qué lo querías conseguir? ¿qué te iba a aportar conseguirlo? Seguramente para sentir satisfacción, felicidad, plenitud, etc. Detrás de cada objetivo se esconde un gran valor y esa es la gasolina que nos permite conseguirlo, que nos permite salvar obstáculos.

El adolescente necesita encontrar su propia gasolina y es importante preguntarle: ¿Qué es importante para él?

Por tanto, el adolescente necesita encontrar su propia gasolina y es importante preguntarle: ¿Qué es importante para él? ¿Cómo se sentiría si consigue unas buenas notas? ¿Qué profesión se ve realizando en el futuro? ¿Qué le ayudaría a motivarse ahora? ¿Qué necesita? Con esto le conectamos con sus valores, le ayudamos a visualizar lo que quiere conseguir y descubriremos lo que necesita para lograrlo.

¿Qué pasaría si sustituimos la cultura de la excusa por la acción? Por ejemplo, cuando decimos “ya lo he intentado todo”, “no puedo hacer más de lo que hago”, es una forma de justificar el tirar la toalla. Si utilizáramos la acción, esas frases quedarían desmontadas. ¿Qué es lo que todavía no has probado a hacer? ¿Qué les está funcionando a otros?, ¿Dónde puedo buscar alternativas?. Esto nos ayuda a cambiar de perspectiva, a salir de un estado de bloqueo y pasar a un estado de recursos, donde las ideas vuelven a resurgir. Nuestro pensamiento cambia y por tanto nuestro lenguaje también cambia, ese lenguaje que cada día escuchan nuestros hijos y que modelan. ¿Quieres hijos que se excusen o hijos que actúen?

Por tanto, con creatividad y con acción conseguiremos resultados diferentes a los que obtuvimos desde la queja y la excusa. No solo descubriremos nuestros propios recursos, sino que también ayudaremos a nuestros hijos a descubrir los suyos.

María José Martín
Coach educativo
www.coachespana.com


Artículos relacionados:

.    Construyendo puentes entre padres e hijos

.    Ponerse en los zapatos de los padres

.    Una metáfora del coaching



Búsqueda por fechas
hasta

NOTICIAS MÁS LEIDAS
Noticia
Educar en la realidad
OPINIÓN • 19/04/2018
Catherine L´Ecuyer es canadiense, abogada, afincada en Barcelona y madre de cuatro hijos. En la actualidad se dedica a investigar, escribir e impartir conferencias sobre temas de educación. Su libro “Educar en el asombro” fue un auténtico éxito. Y este segundo libro “Educar en la realidad” aún puede superarle. A una primera lectura puede parecer que este ensayo contiene una reconvención a las NT aplicadas a la educación. Creo que no. Más bien es un libro que rompe mitos y propone alternativas veraces y concretas para educar a nuestros niños en general, para que se formen como personas maduras, libres, autónomas, empáticas, críticas, a fin de poder aprovechar positivamente las potencialidades que ofrecen las NT.
Noticia
Carpe Diem
OPINIÓN • 06/04/2018
Carpe Diem, dos palabras que tienen un significado importante y hasta que no te das cuenta no lo valoras, como esa frase mítica que tanto nos repiten: "nunca te das cuenta de lo que tienes hasta que lo pierdes". El reloj marcaba las seis de la tarde y ahí estaba yo en esa sala sola con él, uno de los hombres más valientes que conocía, un influyente para mí, alguien que me ha hecho reír y siempre me repetía una y otra vez esa frase de "vive el momento". Y hasta hace unos minutos no sentía de verdad esas palabras. Tenía los ojos vidriosos de verlo en esa situación, de ver a mi abuelo con un montón de tubos que recorrían su cuerpo. De repente unas palabras salieron de su boca e hizo una pregunta: ¿Miriam, eres tú? Me giré y me acerqué a él. —Hola abuelo —dije a punto de llorar—. Lo abracé y él siempre con su humilde sonrisa me contestó: —Veo que estoy en mis últimas —reí ante esas palabras porque aunque me dolieran, él siempre sabía hacerme reír. Y le contesté: —Has despertado del coma abuelo, voy a avisar a las enfermeras.